De paseo por el museo digital de Internet | Revista Magna

Comprar arte, valorar artistas nuevos y consagrados y visitar los centros culturales más importantes eran actividades destinadas a unos pocos. Gracias a la digitalización de obras y catálogos, apreciar el mundo artístico es una tarea que actualmente todos podemos desarrollar a través de nuestros dispositivos.

Por Ana Virginia Lona

El acceso a los productos artísticos siempre fue una cuestión clave en todas las sociedades del mundo y de cualquier época. La decisión de qué es arte, quién está en condiciones de acceder a él para contemplarlo, analizarlo o producirlo, nunca está relacionada con el arte en sí mismo sino que está atravesada por cuestiones culturales, sociales, políticas y económicas.

Internet tiene sus ventajas y desventajas en casi todos los aspectos, sin embargo, algo que es innegable es que ha achicado distancias y ha tendido puentes que antes eran difíciles de imaginar. Por ejemplo, un artista de Noruega, que está fuera del circuito de arte legitimado, puede llegar a conocerse en Argentina gracias a un click en un enlace o una imagen. En el caso de los artistas consagrados e institucionalizados, la ventaja es igualar ciertos conocimientos valorados en una sociedad.

Los sitios que muestran arte digitalizado son una herramienta útil y placentera. Si bien no pueden reemplazar una visita al museo, nos abren la puerta a obras de arte y artistas que conocíamos poco o nada. Es posible que estos sitios sean el primer paso para una costumbre que en la sociedad argentina intenta recuperarse desde hace varios años: volver a los centros culturales y salir un poco de los centros de compras.

La digitalización de obras de arte que usuarios comunes hacen desde hace mucho tiempo llevó a que sitios de venta de obras artísticas, como también Wikiart y otras enciclopedias de arte on line acompañen esa costumbre.

lucian-freud

Sitios de venta de arte

Artelista, Arte10, Arte Libre y Saatchi Art ofrecen sus espacios para la venta de arte pero también suelen tener una sección de información sobre artistas, ya consagrados, de otras épocas.

All Art Classic es un sitio en inglés bastante completo cuyo aporte a la difusión del arte y la cultura consagrados es muy importante aunque también es un punto de venta de artistas clásicos.

Arslatino es un portal de Chile que vende obras, especialmente chilenas, pero también informa sobre la actualidad artística en todas sus expresiones.

Para los amantes del arte, aficionados, estudiantes o profesionales, estos sitios constituyen un espacio óptimo para conocer lo que en este momento se está produciendo artísticamente.

El arte, la comunicación y la difusión artística

Otros portales de gran importancia pero donde se presentan los artistas que suelen trabajar con herramientas digitales es Deviant Art. Este se caracteriza por ofrecer un espacio para los diseñadores gráficos y de sitios web, con carácter de red social, sin embargo muchos de ellos también dan a conocer allí sus obras artísticas digitales.

Hay otros espacios que otorgan al artista una sección para la difusión de sus obras de arte de manera gratuita, no se trata de sitios de venta de obras sino de promoción. Uno que plantea de manera explícita en su manifiesto la necesidad de esa expresión es artistasdelatierra.com.

El Museo Virtual tiene el espíritu de ser un espacio gratuito de difusión y de promoción de artistas, bastante completo.

georges-de-la-tour

Difundiendo el arte consagrado

Hay muchos espacios virtuales abiertos por personas o fundaciones que buscan acercar el arte consagrado a la mayor parte del público. Espacios personales o blogs administrados por aficionados, artistas o profesionales suelen aportar información y conocimiento para ampliar el nuestro.

Uno de estos sitios gestionados por una fundación es Ciudad de la Pintura, que es llevado a cabo por la Fundación Ayúdale a Caminar de España y promueve el arte consagrado pero también ofrece espacio para la difusión de los artistas que buscan darse a conocer.

Enkil es un blog que fue creciendo y tiene su dominio propio, en él promociona el arte y también sirve de puente entre el público y el artista.

Hace pocos años nació Wikiart, un sitio web pensado con la política de la enciclopedia virtual gratuita, al alcance de todos. La mayoría de las imágenes son de dominio público, por lo que su reproducción está permitida.

Museos y bibliotecas

Desde hace varios años, muchos museos y bibliotecas acompañan la digitalización de obras de arte y ofrecen en sus portales oficiales una sección de las obras que están en exposición en sus edificios.

Entre ellos está la Biblioteca Digital Hispánica, la cual ha digitalizado todo tipo de material, desde libros y fotografías hasta ilustraciones.

Otro proyecto ambicioso que sigue la idea de la enciclopedia virtual es la Biblioteca Digital Mundial. Este emprendimiento tiene el apoyo de UNESCO y del Library of Congress de Estados Unidos.

kelly-nicolaisen

Poco a poco los museos acercan el arte, como los de los murales mexicanos, a no más lejos de un click. Tal es el caso del Museo del Palacio de Bellas Artes de México.

Importante tarea ha realizado Chile para dar a conocer a los artistas plásticos de su país. En el sitio Artistas Plásticos Chilenos se muestra una lista de artistas que ha sido resultado de una labor llevada a cabo por la Biblioteca y Centro de Documentación del Museo Nacional de Bellas Artes del país trasandino.

Se pueden nombrar algunos museos, como el Museo del Vaticano, que además de mostrar su colección, provee información detallada sobre cada obra; el Musée National Eugène Delacroix, especializado en este pintor, recorre su vida y obra; el Musée du Louvre, cuyo catálogo está digitalizado y puede ser consultado desde cualquier parte del mundo; tenemos también el Metropolitan Museum of Art, que ofrece la posibilidad de ver detalles de algunas de las colecciones, en su sección Un met. Muchos mundos, como si estuviéramos en la galería, frente a la obra física.

Estos trabajos de digitalización de algunas colecciones que ofrecen los museos, así como los de sitios de difusión de artistas contemporáneos, son de un gran aporte al conocimiento de la historia del arte y la cultura. Esa gran oportunidad para ampliar nuestros conocimientos y, por qué no, invitarnos a una visita al museo de nuestras tierras.

Leer texto en Revista Magna.

El veganismo a la moda | Revista Magna

Poco a poco, en las vidrieras de los locales de ropa de nuestro país empiezan a aparecer alternativas que invitan a no participar, mediante el consumo de ciertos productos, en la explotación animal.

Por Ana Virginia Lona

Aunque cada vez se habla más de veganismo en Argentina, recién se comienza a pensar en la posibilidad de que haya un mercado de todo tipo de productos para veganos. Lo mismo ocurre en materia de asesoramiento médico: si bien hay mayor cantidad de médicos y nutricionistas que tienen el conocimiento de una buena y equilibrada dieta vegetariana y vegana, todavía hay mucho prejuicio sobre el tema. De todas maneras, en este artículo no hablaremos sobre las cuestiones médicas sino acerca de los productos aptos para veganos, más precisamente, la vestimenta y los accesorios.

Generalmente, como es costumbre en cualquier lugar del mundo, se habla de un tema cuando un famoso está involucrado. En cuanto a la moda vegana, no escapa a la regla: está llegando tímidamente a los locales de ropa argentinos y muchas de las marcas más conocidas tienen propuestas promocionadas por famosos, algunas con su marca propia. Sin embargo, hay gran cantidad de productores y diseñadores de moda vegana que están en el anonimato haciendo su aporte a lo que consideran una causa justa y no son solamente empresarios que aprovechan un naciente nicho comercial.

 

????????????????????????????????????

Para comprender la moda vegana es importante tener en cuenta que la persona que la utiliza es consciente de que su participación en el consumo de productos afecta a la producción de estos y tiene consecuencias para todos los que participan en esa cadena. Es decir, es un consumidor consciente de su huella en la cadena de producción y consumo. En términos generales, rechaza el especismo1, es decir, no acepta ningún tipo de explotación de un ser sintiente en función de los intereses de otro.

En un mundo que ha naturalizado el especismo, al punto tal de ver a otras especies como objetos, negándoles su capacidad para sociabilizar y sentir, los veganos parecen terroristas extremos de las buenas costumbres, de las grandes tradiciones y el sentido común. Puede sonar fuerte esta apreciación, pero muchos ven en el veganismo un ataque a su estilo de vida y no una alternativa menos dañina para los demás.

La moda vegana propone alternativas que invitan a no participar, mediante el consumo de ciertos productos, en la explotación animal. Un animal explotado para estos fines sufre todo tipo de torturas durante su corto periodo de vida y una muerte horrible. No se trata aquí de agregar adjetivos que conmuevan a los no veganos, se trata de tomar consciencia de una realidad que, con o sin adjetivos floridos, existe.

el-veganismo-a-la-moda

Muchos productos no veganos que utilizamos, que pueden verse bonitos y que, por cuestiones culturales, creemos que son la única opción para vestir, traen mucho sufrimiento animal. El cuero, el pelo, la lana, la seda, las plumas y la piel son casi todos productos que requieren que el animal del cual es obtenido el material sea sometido a una vida corta, dura por el hacinamiento, la malnutrición, el maltrato y una muerte muy cruel2.

A la piel o cuero de los animales casi siempre se los obtiene con el animal vivo, puede estar consciente o semiconsciente pero no sin dolor. Para ello, en las granjas peleteras someten a los animales a la electrocución, el envenenamiento por gas u otra sustancia, así como también a la asfixia. Esto lo sufren luego de haber vivido muy mal, en jaulas en las que llegan a automutilarse, después de pasar hambre, frío y maltrato. En todas las ocasiones, durante este proceso, el animal es sometido a castraciones, mutilaciones de cuernos, dientes y sus colas sin anestesia de ningún tipo. Como éste se defiende y quiere huir por el dolor, muchas veces es golpeado o electrocutado para mantenerlo en un solo lugar y quieto2.

Igualmente, para la obtención del pelo del animal, y también de la lana, aunque el animal no llegue a la muerte, se le producen lesiones durante la esquila. Por razones de tiempo y de costos, esas lesiones no siempre son tratadas, como igualmente ocurre en las granjas de animales con fines alimentarios2. La seda natural, otro material que tiene su opción artificial, se obtiene hirviendo los capullos de los gusanos en agua durante unos minutos, de los cuales se obtienen luego los hilos de seda3.

ropa-vegana-2

La versión en español y latinoamericana de PETA, el PETA Latino, ofrece consejos y sugerencias, así como información para poder vestir con ropa vegana y no desesperar en el intento por lograrlo.

En reemplazo de los materiales provenientes de animales se utilizan, especialmente, fibras vegetales como el algodón, el cáñamo, el lino, así como también telas ya muy utilizadas como la lona o materiales sintéticos que buscan imitar la piel y el pelo animal, pero también hay una búsqueda por obtener, de manera artificial, un material lo más similar posible al cuero para elaborar zapatos.

Pensar en alternativas no siempre implica tener que recurrir a una opción industrial. Muchas veces requiere de creatividad y también de un revisionismo histórico que se remonte a un pasado anterior a las industrias pero también una mirada más abierta a otras culturas cuya fuente de material no sea mayormente animal.

Lo importante es comenzar a tomar consciencia de las consecuencias de nuestro consumo y estilo de vida para hacer el menor daño posible a otros animales, incluido el humano. Los cambios no se dan de un día para el otro pero podemos empezar por pensar en dejar de lado nuestros prejuicios y no verlos como extremismos si no más bien como posibilidades.


  1. Término acuñado en 1970 por Richard D. Ryder, psicólogo británico.
  2. Cómo vestir vegano, PETA Latino.
  3. Información del gusano de seda, del Center for Insect Science, Education Outreach. The University of Arizona.

Leer texto en Revista Magna.

Pablo Sciuto: sobre la huella y la piel pero también sobre el cosmos | Revista Magna

De cuando la música uruguaya vio nacer a Pablo Sciuto, un músico cuya poesía musical rompe distancias siderales y marca el tiempo del universo haciendo de éste uno propio y marcado por su huella.

Por Ana Virginia Lona

Pablo Sciuto nació en Montevideo, Uruguay, en 1979. La música comenzó a echar raíces en su vida, desde muy pequeño, en su entorno familiar. Por eso era natural que Pablo, a los 11 años, tuviera su primera guitarra. De esta manera, la pasión por el arte musical se ramificó haciendo de él una huella de las melodías que lo rodeaban.

La huella

Esa pasión lo llevó a explorar diversos estilos musicales que había oído de niño: The Beatles, Gardel, Eduardo Mateo y Luis Alberto Spinetta son algunos de los que marcaron su formación musical, esa de entrecasa, la más importante de todas.

Era casi inevitable que Pablo intentara buscar una forma de expresar aquello que crecía dentro de él y necesitara otros lugares para que sus ramificaciones florecieran. A partir de 1995 participó en varios grupos musicales, entre ellos Escape y Luz de Alba. En ese mismo año, Latinoamérica lo tuvo como el primer músico en el microuniverso de internet que compartió sus producciones en formato MP31.

El tiempo pasó y un buen día el joven músico comenzó un camino propio de búsqueda artística como solista. Desde Montevideo a Buenos Aires, en este periodo de su vida, la huella ya era piel y el mundo de Pablo se había ensanchado convirtiéndose en un vasto cosmos.

pablo-sciuto

La piel

Con algunas melodías de por medio, la huella y la piel de Pablo se trasladaron a Madrid. Allí, luego de haber compartido escenario con músicos reconocidos de la canción uruguaya, argentina y brasileña, continuó su búsqueda musical transportándose hacia otros mundos a través de varios estilos musicales como el jazz, la música electrónica, la bossa nova, el candombe de su tierra y un tono poético y metafísico en sus letras y armonías, condimentadas con una curiosidad por la ciencia ficción y la astronomía.

El grupo creado por Pablo en el 2009, Astrónomos Urbanos, ha sido el anfitrión de músicos provenientes desde Uruguay, Chile, Argentina hasta España. El universo se achicó y los astros se reunieron para tocar una melodía universal. Tal es la inquietud y curiosidad que siente Pablo por la astronomía, que uno de sus álbumes EP tiene el nombre de un libro de Stephen Hawking: “El gran diseño”.

Su admiración por Spinetta no cabía en su cuerpo y encontró una forma de homenajearlo. Así es cómo Pablo vive su música, como un viaje “por el espacio sideral”2. En el 2012 organizó el evento “Luz de la Manzana” en el que junto con otros músicos, expresó esa sensación de vivir la poesía de Spinetta y se volvió multidimensional.

El cosmos

El universo de Pablo Sciuto continúa expandiéndose, descubriendo nuevos astros y fuentes de energía, desde 1998, año en que grabó su álbum solista Citylandia, seguido por La llave del cielo (2000), Tres Corazones (2004), On (2009), On Edición Especial (2010); Huella Sin Fin EP y, en el mismo año, Las Ideas del Aire (2011); Planeta Casa (Hipnótica, 2012), El Gran Diseño EP (Hipnótica, 2013) y La Piel y la Huella (2014)3.

Escuchar las canciones de Pablo Sciuto es recorrer un cosmos del que fue dueño durante un microsegundo luego del Big Bang. Pasado este breve tiempo, todos formamos parte de él y nos confundimos entre sí.


Notas

  1. Pablo Sciuto, biografía. Fuentes: Sitio oficial y CMTV.
  2. Publicación en su cuenta Twitter, el 25 de mayo de 2015.
  3. Álbumes de Pablo Sciuto.

Leer texto en Revista Magna.

“El Aleph engordado” fue castigado | Revista Magna

La obra de Pablo Katchadjian, El Aleph engordado, reversión de El Aleph publicada en 2009, es el centro de la polémica a causa de la acusación de plagio realizada en 2011 por María Kodama, quien fue repudiada por la mayoría de los escritores y críticos literarios.

Por Ana Virginia Lona

María Kodama, viuda del escritor Jorge Luis Borges, demandó a Pablo Katchadjian por plagiar la obra El Aleph, uno de los textos representativos del autor argentino. En una primera instancia la justicia falló a favor de Katchadjian y, luego de una apelación, la viuda de Borges salió favorecida y la justicia embargó al autor por 80.000 pesos.

La obra de Katchadjian se trata de un texto que parte de El Aleph y fue modificado por el autor mediante diversas operaciones textuales como agregar o quitar palabras o párrafos enteros a otros de la obra original que permanecen intactos. La publicación, llevada a cabo por la Imprenta Argentina de Poesía, explicita que se trata de un texto basado en El Aleph y que se incluye en una serie de publicaciones basadas en otros textos canónicos que Katchadjian reversiona, como El Martín Fierro ordenado alfabéticamente del 2007.

el-aleph-engordado

En la entrevista que le hizo Matilde Sánchez a María Kodama para el diario Clarín, no queda claro lo planteado por la viuda, ya que luego de un primer fallo a favor de Pablo Katchadjian y de una apelación por parte de Kodama, la justicia busca un resarcimiento económico. En el argumento de Kodama no solo está presente la cuestión legal de propiedad intelectual de una obra que no cumplió los 70 años requeridos para que pase a dominio público, sino que se cuela otro aspecto del asunto: el de “colgarse de la fama” de Borges. Uno como lector o como público de la contienda mediática -la legal tiene otro curso- se queda con la impresión de que es la cuestión de la notoriedad de Borges la que más parece molestar a Kodama, y lo que podría confirmar esta interpretación es que la viuda solo espera un pago simbólico de un peso y una disculpa por parte del joven autor, aunque el fallo judicial diga otra cosa.

Es muy difícil no pensar en Borges cuando uno lee -aunque sea solo algunos fragmentos- El Aleph engordado. Empezando por el título, los párrafos idénticos y hasta los epígrafes, Borges desborda el texto pero también lo hace Katchadjian con sus intervenciones. Tal como lo plantea Fernando Sdrigotti en su artículo escrito para The Guardian, se trata de un experimento literario, uno que se viene haciendo desde que la humanidad escribe ficción, uno que también ha llevado a cabo Borges. De igual manera lo han dejado claro los escritores reunidos el 3 de julio en la Biblioteca Nacional junto a Pablo Katchadjian. El fallo en contra del autor coarta también la libertad de expresión, palabras de César Aira. Para dejar clara la postura de los escritores autoconvocados, habilitaron una página web en la que explican el porqué de su repudio al fallo que favoreció a María Kodama.

Reversionar textos es una tarea muy común entre los escritores, así se trate de obras que tengan o no derecho de autor. Si nos ponemos quisquillosos con cada título, párrafo o forma de estructurar una obra, la ola de juicios por plagio sería imparable e infinita. De hecho, la producción cultural de otras expresiones artísticas tiene numerosas reversiones de otras obras consideradas como originales y únicas, de las cuales, quizás, no se conozcan sus “fuentes de inspiración”.

Lo que hay que dejar en claro es que una cosa es el plagio y otra son las reversiones. En el caso de Katchadjian, la publicación explicita de cuál obra parte, su autor y las operaciones textuales realizadas en El Aleph engordado. El plagio implica un engaño en cuanto a la autoría de la obra. Al leer la obra de Katchadjian, uno tiene el impulso de leer o de releer El Aleph de Borges.

Leer el texto reversionado es también ver cómo su autor se posiciona en una determinada tradición literaria, establece su ruptura, se ubica dentro de esta producción y se autolegitima como escritor. Son muchos e interesantes los análisis que se pueden hacer de este tipo de procedimientos estéticos, que no son ni los primeros ni serán los últimos en hacerse.

Mucho se ha dicho ya sobre este tema y posiblemente sea uno de esos asuntos que parecen no tener fin. Lo importante es que se debata y no se deje esta cuestión en un duelo entre Kodama y Katchadjian. La literatura de Borges no pertenece solo a su viuda, ni tampoco es exclusiva de los argentinos. Las obras borgeanas han trascendido todas las fronteras espaciales, temporales y lingüísticas. Ha influido a numerosos escritores y artistas del mundo. Por lo tanto, crear una sensación de censura en torno de sus obras es como si cercaran las posibilidades que surgen de nuestras lecturas, unas que pueden producir textos como el de Pablo Katchadjian.

Leer texto en Revista Magna.

Leer noticias en Facebook nunca fue una actividad inocente | Revista Magna

Al informarnos a través de las redes sociales corremos el riesgo de que la circulación de noticias de diversas fuentes, ideologías e intereses quede bajo el control de unos pocos, incluso de aquellos usuarios que no están conscientes de su rol como replicadores de ciertos intereses en detrimento de otros.

leer-noticias-en-facebook

Muchos de nosotros seguimos algún que otro sitio de noticias a través de su espacio en Facebook. Seguramente, varias veces por día hemos publicado noticias en esa plataforma o las hemos replicado de algún contacto, convirtiéndonos en una suerte de corresponsales virtuales de los medios de comunicación.

Quizás la costumbre de hacerlo nos haya enceguecido un poco sobre la responsabilidad que tenemos como ciudadanos cuando republicamos una noticia en el muro de nuestro perfil.

La mayoría de las personas utilizan sus celulares para navegar en Internet diariamente, no siempre es cómodo leer artículos de revistas digitales o de sitios de noticias con esos dispositivos. A veces parece más fácil republicar a través del botón “Compartir” con la plena confianza en el medio que la publicó pero especialmente en la persona que tenemos en nuestra lista de contactos. Tal vez eso nos juegue en contra.

Una costumbre virtual en aumento

Un artículo del sitio TICBeat mencionó un estudio realizado por el Pew Research Center de Estados Unidos sobre el rol de las noticias en Twitter y Facebook entre el público estadounidense, en el cual da cuenta del aumento del uso de las dos redes sociales más conocidas como punto de información.

Si bien el estudio contempla solo a los usuarios estadounidenses, esta tendencia puede percibirse en todo el mundo. Los sitios y blogs que difunden noticias tienen una mayor presencia en las redes sociales, cuestión que es cada vez más recomendada por los estudios de mercadotecnia digital a los medios corporativos e independientes de información.

Ellos ya están al tanto

Hace unos meses, el blog de noticias en inglés de Facebook dio a conocer una nueva actualización que permite a los usuarios denunciar publicaciones como falsas noticias. Esto todavía es solo posible en Estados Unidos, no hay novedades sobre este cambio para Latinoamérica.

Por otro lado, hace unos días, el Huffington Post comentó sobre la “preocupación” que expresó el vocero de la red social sobre el mal uso de la herramienta que la plataforma provee, la cual permite a los usuarios editar los titulares de los enlaces que publican.

Teniendo en cuenta esto, informarse a través de las redes sociales no parece ser tan sencillo. Corremos el riesgo de que la circulación de noticias de diversas fuentes, ideologías e intereses, quede bajo el control de unos pocos, incluso de aquellos usuarios que no están conscientes de su rol como replicadores de ciertos intereses en detrimento de otros.

Cuando los usuarios que se informan son noticia

Es innegable que la repercusión que tiene una noticia en Facebook ha sido primicia más de una vez en los medios de comunicación convencionales. La manera en que nosotros, los usuarios, hemos hecho circular una noticia, ha sido parte de las noticias. Sin embargo, también eso ha servido como medición de nuestra reacción ante ciertos eventos, ideas o políticas estatales o corporativas que sirven a los grupos de poder, privados y públicos.

Nuestra huella en la plataforma ya no tiene un carácter virtual del todo separado de la vida real. Es ahora cuando nuestra responsabilidad comienza, como usuarios y también como ciudadanos.

Combatiendo la desinformación

El problema de las políticas de cada sitio web o plataforma social tendientes a combatir la desinformación es bastante más complejo de lo que parece. No todos sabemos ni ignoramos las mismas cosas. Informarse en tal o cual sitio de noticias también tiene mucho que ver con nuestra visión del mundo.

Evidentemente vamos a informarnos en aquellos sitios en los que vemos reflejada una visión del mundo similar a la nuestra. Aunque no siempre este “reflejo” es evidente. Por esta razón, es imperativo volverlo explícito en la forma de una toma de conciencia de nuestro papel en las redes sociales.

Varios de nuestros contactos podrían denunciar alguna noticia verdadera pero que, a su juicio, parecería falsa porque no reflejaría lo que ellos consideran que es el mundo, sea por la razón que fuere, no viene al caso ahora. Igualmente haríamos nosotros.

Hay varias formas de empoderarse como ciudadanos, una de ellas es no dejar que otros controlen la información que circula en Internet. No es tarea sencilla pero tampoco imposible. Leer un artículo antes de republicarlo en nuestros muros, así provenga de los sitios de noticias más confiables, a nuestro juicio, o de nuestro amigo o amiga más y mejor informado, podría ser una forma de tomar las riendas de nuestro derecho a la información.

Aunque debo decir que eso no basta, visitar varios sitios de noticias de medios considerados antagónicos puede también ayudarnos a acceder a lo que realmente ocurre en el mundo. En definitiva, abandonar un poco la pereza virtual, y no dejar que otros decidan que tal o cual noticia no se publique por ser considerada falsa, cuando puede no serlo.

Leer texto en Revista Magna.

Crónica de una vuelta no anunciada: el vinilo vuelve y será millones | Revista Magna

En los últimos cinco años, el lanzamiento de nuevas producciones musicales se realiza en disco compacto y en vinilo. La nostalgia, la calidad de sonido o alguna estrategia de mercadeo ha impulsado al disco de vinilo en todo el mundo.

En los últimos cinco años, el lanzamiento de nuevas producciones musicales se realiza en disco compacto y en vinilo. La nostalgia, la calidad de sonido o alguna estrategia de mercadeo ha impulsado al disco de vinilo en todo el mundo. Por Ana Virginia Lona

Los discos de vinilo han iniciado su vuelta al mercado muy tímidamente desde hace unos años, las compañías discográficas sitúan su regreso de manera masiva luego del mayor descenso en ventas en el 2007, aunque, en realidad, los vinilos nunca dejaron el terreno vacío del todo. Desde su retirada oficial en los años ’80 han estado circulando entre los nostálgicos y coleccionistas.

De cuando nació el vinilo

El disco de vinilo, también conocido como Long Play (“Larga duración”) o LP por sus siglas en inglés, comenzó a venderse en 1948 por Columbia Records de Estados Unidos. Un año después, Decca, la compañía discográfica de Reino Unido, comenzó a venderlo y con mucho éxito. Esta última perfeccionó el disco de entonces utilizando tecnología destinada a la guerra. Luego tuvo otra mejora al ampliar la salida de mono a estéreo, utilizada por Decca casi exclusivamente hasta 1957, aunque el sonido mono predominó hasta 19701.

vuelta-disco-de-vinilo

Volver al testimonio material de los productos culturales

El auge de los vinilos tiene como epicentro Inglaterra. Actualmente, el Official Charts Company ofrece un registro de los discos de vinilo más vendidos en Reino Unido.

La BBC recogió testimonios de los jóvenes coleccionistas de vinilo y lo que se evidencia es la materialidad del objeto y la posibilidad de poseer algo que se pueda tocar y llevar consigo, además de que tenga una particularidad que lo hace único.

Existe una necesidad de encontrarle valor material a lo que la humanidad produce. Se podría pensar que sería una forma de resguardar nuestra huella en el mundo. Los productos digitales tienen una inmaterialidad que los hace difíciles de pensar como objetos a preservar, teniendo en cuenta que la tecnología para ponerlos en funcionamiento es más sofisticada.

En busca de las imperfecciones

En el documental CISMA, realizado por el joven cineasta Julián Lona, Gustavo Santaolalla2 habla sobre lo que aporta el vinilo a la calidad musical. Las virtudes del vinilo, en boca del productor, se relacionan precisamente con las imperfecciones con el que es reproducido el sonido en este tipo de soporte.

El sonido que escuchamos diariamente, a nuestro alrededor, no nos llega puro sino que sufre distorsiones por lo circundante. El vinilo logra reproducir esa imperfección que hace de la música algo más natural para nuestros oídos y esto ha sido casi sin querer por una cuestión relacionada al material con que está hecho.

En tanto el material digital ha tenido que fabricar esa distorsión para que el sonido no parezca algo artificial, el vinilo proporciona al oído un sonido mucho más natural.

¿Será que la experiencia que hemos acumulado con el uso de diversos soportes para reproducir sonidos ha dirigido la atención al vinilo? Quizás sea esa la razón. Hemos probado con diferentes soportes, ajustando aquí y allá, hasta que al final de cuentas, puede que hayamos dado nuestro veredicto: el vinilo parece ser el ganador.

En Argentina se llevó a cabo la tercera edición de la feria dedicada al vinilo, Buenos Aires en Vinilo, el 18 de abril, el mismo día que en Reino Unido se realizó el Record Store Day. La feria argentina, con creciente éxito, ofrece un espacio de compra, venta e intercambio de discos de vinilo pero también un encuentro con esos objetos cuyo valor cultural crece cada día más.


  1. Pajares Alonso, Roberto L. Bloque 3. Difusión y Notación. Historia de la música en 6 bloques. Editorial Visión Libros. Madrid, España. Pp, 346 a 348
  2. Gustavo Santaolalla, CISMA Documental, Julián Lona, 2013. Argentina.

Leer texto en Revista Magna.

 

Una butaca reservada para Julio Cortázar | Revista Magna

La narrativa de Julio Cortázar ofrece al cine múltiples perspectivas multidimensionales para contar una historia. El séptimo arte toma una o varias de ellas para contárnosla o para evocar la atmósfera cortazariana de sus textos. Cada adaptación cinematográfica de un texto es una interpretación y no necesariamente es un intento de lograr una copia fiel de este. Lo interesante de las adaptaciones es precisamente esta interpretación propia de los textos.

julio-cortazar

Por Ana Virginia Lona

El cine y la literatura han tenido un diálogo fluido desde sus comienzos. Eso sí, fluido no significa necesariamente armonioso. La adaptación cinematográfica no es una tarea fácil pero es una que vale la pena llevar a cabo. Los fines de la adaptación cinematográfica no siempre tienen que ver con una intención de lograr una copia fiel de la obra literaria, muchas veces esta sirve como musa de una idea, de una atmósfera creada por los personajes o la forma narrativa.

Si bien no son tantos los títulos que llevaron al cine los cuentos del escritor, el número de ellos parece mucho mayor si se tiene en cuenta el desafío que plantea la adaptación de su narrativa. Esta juega con el tiempo y el espacio de tal manera que pareciera que estamos leyendo historias que transcurren en varias dimensiones distintas que se cruzan por momentos y forman otra dimensión paralela, única y con otros parámetros de espacio-tiempo.

El libro más prolífico, en cuanto a producciones cinematográficas, fue Las armas secretas, publicado en 1959. Varios de los cuentos que conforman la publicación fueron llevados al cine por dos argentinos y un italiano. Manuel Antín comenzó el recorrido de las adaptaciones en 1961, seguido por Osías Wilenski, en 1965. El italiano Michelangelo Antonioni contribuyó a que las ventas de los libros de Cortázar aumentaran en todo el mundo luego de estrenar su película en 1966.

blowup-cortazar

Otra publicación que vio la luz en las salas de cine fue Todos los fuegos el fuego (1966). Dos películas europeas, una francesa y una italiana, son adaptaciones del cuento “La autopista del sur”, y una película argentina del 2008, dirigida por Diego Sabanés, tomó “La salud de los enfermos” como principal fuente adaptativa, cuento perteneciente a esta publicación.

Otros cuentos de publicaciones como Octaedro (1974), Deshoras (1983) e Historias de Cronopios y de Famas (1962) inspiraron a cineastas para contar su propia lectura de los textos de Cortázar.

Los secretos y sus derivados

El camino de la adaptación de sus cuentos lo inició el argentino Manuel Antín, quien se reconoció como un escritor frustrado y encontró en las obras de Cortázar una narrativa que intentó escribir sin éxito. Sin embargo, su vía de expresión fue el cine. Así concretó la realización de La cifra impar (1961), película basada en un cuento de “Cartas de mamá” perteneciente a la publicación Las armas secretas (1959).

A principios del sesenta, el escritor no era popular, sólo era conocido entre los amantes de la literatura. El primer film de Antín llevó a Cortázar a traspasar los límites de los círculos literarios. Esto no significa que las obras de Cortázar no hubieran podido lograrlo por sí solas pero el cine, por su formato, llega a lectores impensados o a potenciales lectores.

Luego de La cifra impar, Antín filmó dos películas más: Circe (1964), basada en el cuento homónimo publicado en Bestiario (1951) e Intimidad de los parques (1965), película basada en los cuentos “Continuidad de los parques” y “El ídolo de las Cícladas” del libro Final del juego (1956). Esta última no tuvo éxito y Antín no volvió a adaptar obras de Cortázar.

juego-subterraneo-cortazar

Ese mismo año, 1965, se estrenó El perseguidor dirigida por el realizador argentino Osías Wilenski quien adaptó el cuento homónimo publicado en el libro Las armas secretas (1959). Un año más tarde, la fama internacional vino con la adaptación de Blow-up del director italiano Michelangelo Antonioni. Esta vez, el director tomó una idea del cuento “Las babas del diablo”, para reinterpretarla y llevar a la pantalla una historia que mantiene la atmósfera cortazariana a pesar de ser una adaptación libre.

Todos los filmes, el cuento

En 2008, Diego Sabanés nos trae su propia lectura de las obras de Cortázar con Mentiras piadosas, la cual partió del cuento “La salud de los enfermos”, aunque Alice Favaro1 encuentra otros textos jugando con la historia que narra Sabanés en su película, entre ellos, “Cartas de mamá” del libro Las armas secretas (1959), “Casa tomada” y “Carta a una señorita en París” de Bestiario (1951).

“La autopista del sur”, cuento publicado en el libro Todos los fuegos, el fuego (1966) llevó a dos directores europeos, en dos décadas diferentes, a filmar la idea del atasco en una autopista. Jean-Luc Godard dirigió Weekend (1967) y Luigi Comencini Le grand embouteillage (1979).

“Diario para un cuento”, publicado en el libro Deshoras (1983) inspiró la película homónima dirigida por Jana Bokova. La directora partió del cuento para poner a Cortázar en el centro de la escena, como protagonista.

embouteillage-cortazar

El director brasilero Roberto Gervitz filmó Jogo subterrâneo (2005) basada en el cuento “Manuscrito encontrado en un bolsillo” publicado en el libro Octaedro (1974).

Cuento animado

La última película basada en la producción literaria del autor belga es una animación dirigida por Julio César Ludueña, Historias de cronopios y de famas (2014). En ella vemos dar vida a varios cuentos del libro homónimo publicado en 1962. Varios artistas plásticos participaron en la realización de la película por lo que constituye una obra interesante desde varios aspectos que trascienden lo literario y lo fílmico. Quizás sea la propuesta que mejor expresa el universo cortazariano, que parece traspasar cualquier frontera expresiva.


  1. Favaro, A. (2014) Estudio acerca de una transposición de “La salud de los enfermos” a Mentiras piadosas. Cuadernos del Hipogrifo. Nº 2 de Revista de Literatura Hispanoamericana y Comparada. 143-158

Leer texto en Revista Magna.

“¡Recibí una carta!… ah, no, era un e-mail” | Revista Magna

No hay nada más emocionante que leer una carta dedicada a nosotros. Es igual de apasionante responderla y aguardar ansiosamente la respuesta del otro, que nos llegará con cierto retraso pero que será toda una aventura esperar. Ese ida y vuelta sigue estando presente en los e-mails y en los chats pero las distancias temporales se han acortado bastante. Ahora basta con esperar unos segundos o tal vez un par de días.

Por Ana Virginia Lona

Algo que siempre me gustó fue escribir cartas, recibirlas, abrir el sobre, leerlas con entusiasmo y guardarlas en un lugar especial. En otras épocas, antes de Internet, y no hace mucho tiempo, todavía era común mandar una carta, aunque fuera de unas pocas líneas. Ahora se las destina casi exclusivamente a lo pragmático, a lo urgente y a lo formal.

Hice una búsqueda rápida por Internet sobre las cartas y me encontré con artículos comparativos, incluso un wiki sobre las ventajas y desventajas de escribirlas. Entre las desventajas mencionaban que es posible que no sea valorado el hecho de recibir una carta ya que el remitente podría pensar que lo mismo puede ser dicho personalmente. En esto estoy de acuerdo a medias ya que lo mismo se dice de los SMS (textos enviados desde el celular) y hasta de los correos electrónicos. Todos tienen la misma mala prensa.

Las huellas epistolares

A veces me da algo de miedo pensar que muchas de las huellas que estamos dejando en la vida digital no quedarán si algo les pasara a todos los equipos tecnológicos de los que dependemos. Para resguardar algunas cosas, me apuro a pasarlas al papel, que si bien no es el más durable de todos los soportes, a menos que haya un incendio, una inundación o una bomba, no se esfumarán en millonésimas de segundos como sí lo haría un e-mail.

recibi-una-carta

Quizás es un miedo infundado porque puede que en unas décadas nada quede en el olvido, ni siquiera lo virtual. Por el momento, ese tiempo no ha llegado. Así que sería bueno volver un poco atrás y recobrar esta linda costumbre que activa y mantiene vigente los conocimientos lingüísticos, entre otras cosas, claro.

Es evidente que sería un buen ejercicio para plantearlo en el aula ya que contempla la interacción con el otro, la forma en que nos lo representamos mentalmente mientras ese tiempo un poco largo transcurre para reflexionar sobre lo que hemos escrito. Este ejercicio también fomentaría la escritura o la puliría en otros casos. Posiblemente haya algún grupo de profesores que está pensando “eso ya lo hacemos hace rato para enseñar inglés”. Sí, es verdad, les respondo, y ese es el punto, “enseñar inglés”, ¿y nuestra lengua?

Los tesoros ocultos en sobres

En líneas generales, quien disfruta leer, disfruta escribir y viceversa. No hay uno sin el otro. El que lee siente que eso que incorporó mediante la lectura, lo tiene que sacar, yqué mejor que una carta para empezar. Quién no ha oído hablar de las famosas cartas escritas entre científicos, escritores y pensadores. Allí están plasmadas aquellas ideas y aquellos sentimientos que de otra manera no podrían expresarse.

Sí, el e-mail podría provocar las mismas emociones, quizás si esperara dos o tres semanas para abrirlo y leerlo, me dirían ustedes. Sin embargo no podrías guardarlo en algún lugar de la casa que haga las veces de escondite del tesoro. Podrías intentar ocultarlo en una carpeta con algún nombre misterioso y ponerle contraseña pero no será lo mismo.

Pecaré de romántica pero hay cuestiones que se pierden, como la letra manuscrita, alguna mancha de té, café o mate, alguna miga aplastada o tal vez -si somos prolijitos y menos apasionados- el papel esté liso como si una aplanadora le hubiera pasado por encima. Y no puede faltar el aroma, no digo ya de rosas o jazmines, quizás tenga el perfume de los bizcochos que comíamos mientras escribíamos.

Todas ellas son las huellas de las que hablaba. Propongo que dejemos huellas que queramos recordar, no las que estamos dejando: ríos contaminados, aire irrespirable y comida que no alimenta. Llámenme loca pero sería bueno tener un día epistolar para dedicar unas palabras en papel a los seres queridos.

Leer texto en Revista Magna.

Los aristoactores del Reino Unido | Revista Magna

Benedict Cumberbatch y Tom Hiddleston han logrado sobresalir de la mano de los personajes que interpretan -Sherlock Holmes y Loki (medio hermano de Thor y su archienemigo) respectivamente- y, por supuesto, por su talento. Sin embargo, debido a sus orígenes aristocráticos, ambos han debido tolerar que sus aptitudes actorales sean cuestionadas.

Por Ana Virginia Lona

Una vez más, en el universo de la industria fílmica, los actores británicos se llevan toda la atención de hombres y mujeres. Especialmente de estas últimas. No las culpo, estos normalmente tienen mucho talento, belleza física, un buen y amplio vocabulario, suelen ser cultos, divertidos, simpáticos y son dueños de ese acento que los hace irresistibles. Muchos dirán que exagero y quizás sea así, pero el talento de los actores británicos es algo que nadie puede negar. En términos generales, llegan a tener desempeños brillantes en el teatro, el cine y la televisión.

Es por eso que este artículo hablará de dos de los actores ingleses del momento:Benedict Cumberbatch y Tom Hiddleston. Dos actores que se hicieron muy conocidos por dos personajes, uno literario, Sherlock Holmes (Cumberbatch) y otro del cómic y la mitología nórdica, Loki (Hiddleston).

benedict-as-sherlock

Sí, lo sé, querido lector, la descripción del primer párrafo los pinta de cuerpo entero. Ah, ¿que no soy objetiva e imparcial? Claro que no, pero no importa realmente porque este artículo no busca afirmar o negar sus cualidades sino contarles sobre sus orígenes “aristocráticos” y cómo estos actores se llevan con él.

Oh, no, lector, no. No digo que los aristócratas solamente tengan esas cualidades anteriormente mencionadas. No mezclemos las cosas, por favor.

Bueno, dejando de lado las aclaraciones pertinentes, querido lector. Vayamos al punto.

Encontré algunas entrevistas que les hicieron a Tom y a Ben -los miré en tantas producciones que vale la familiaridad del trato- en las que comentan que están incómodos con la idea de ser encasillados en papeles de personajes de alta alcurnia o que les adjudiquen un pensamiento conservador, de derecha, por pertenecer a familias de clase alta, incluso, emparentadas con la nobleza de Inglaterra. Al parecer, este encasillamiento no lo harían solamente los productores de obras de teatro, cine, TV o radio, sino también los medios y el público inglés.

En una entrevista del Time Out London de Reino Unido de Tom Huddleston a Tom Hiddleston -oh, no, no es broma-, el actor pareció llegar a un límite y manifestó que, si bien gracias a su buena posición socioeconómica se le facilitaron las cosas para dedicarse a la actuación y pudo acceder a una de las escuelas más caras de Inglaterra, no significaba que él fuera simpatizante o formara parte del Partido Conservador de Inglaterra. Y hasta se disculpó diciendo: “Es sólo un accidente de nacimiento y lo lamento si te ofende eso”. También aseguró el actor que no es “fan del sistema de clases” y que “si tenés algo que decir y tu trabajo es bueno, no importa de dónde venís”.

Tom Hiddleston volvió a hablar del tema en otra entrevista de Richard Godwin para el London Evening Standard y se pinceló de tal manera que su paso por Eton, una escuela a la que asisten lo más ricos del país, quedaría como un mero detalle sin importancia. El actor dijo ser “heredero de muchas partes diferentes de la experiencia británica”. Contó que su padre perteneció a la clase trabajadora de Glasgow y que su madre es de clase social alta pero conectada con el teatro. Aseguró que sus padres son personas curiosas y que se siente “definido por sus gustos y sus complejidades más que por otras cosas”.

Por su parte, Benedict Cumberbatch, hijo de actores de larga trayectoria en la televisión del Reino Unido, al parecer la pasó mucho peor ya que el encasillamiento lo llevó a pensar en irse del país (3). Benedict tiene ascendientes de la nobleza británica y aunque dijo que su abuelo fue el que pagó su estadía en la universidad y que sus padres no querían que fuera actor, aseguró que es “encasillado por ser rico”.

tom-as-loki

Sin embargo, lo dicho no es algo que le dé un respiro en su carrera ya que dijo que esto es inevitable en Inglaterra. Ben trató de despegarse de esa imagen propia de los exalumnos de las escuelas donde asisten los más ricos y dijo que haber asistido a una “no lo hace un producto arquetípico de esa escuela”.

Ser encasillado por los orígenes socioeconómicos, ya sea de clase alta o de clase baja, no es beneficioso para nadie porque también se encasillan aptitudes para el oficio al que una persona se dedica a tiempo completo. Pero para un actor puede ser bastante limitante. Sin embargo, puede ser un desafío actoral, dependiendo de las capacidades y la formación.

Como vemos, al parecer ser rico no trae solamente beneficios, también puede traer algunos momentos ingratos y ser un obstáculo para una carrera profesional.

Más allá de cómo experimentan Tom y Ben sus orígenes en el mundo de la actuación en Reino Unido, me parece positivo que, al menos, el tema de la desigualdad social quede expuesto, aunque de manera indirecta. De esta forma se desmitifica la idea de que la persona posee una especie de halo otorgado por ser el elegido, el “tocado por la varita mágica” sin ninguna conexión con las circunstancias de vida del actor. La fantasía nuestra, el público, ya lo eleva, sin importar su origen socioeconómico.

Si bien cada ser humano es único por las experiencias irrepetibles con las que crecemos, la educación a la que hemos podido acceder, así como también el nivel socioeconómico de vida, traza parte de nuestro recorrido profesional, asegurando y facilitándolo o, incluso, obstaculizándolo.

En el mundo hay muchísima desigualdad social y cultural. El hecho de que se hable del tema abiertamente y los actores admitan que su nivel de vida les facilitó el acceso a la profesionalización del oficio, aunque deban sufrirlo, en algunos casos, es más realista que creer en la idea de que todos tenemos las mismas oportunidades. Lamentablemente, no todos las tenemos, y el hecho de que se oculten esos beneficios de cierta clase social forma parte de la ilusión que alimenta el sistema capitalista moderno.

Leer texto en Revista Magna.

El “How-to…” o la licuefacción del conocimiento, diría Zygmunt Bauman | Revista Magna

¿A cuántos de nosotros no se nos ocurrió buscar en Internet cómo arreglar un desperfecto de una lámpara o cómo solucionar un problema con nuestra computadora? El “How-to…” tuvo un crecimiento rápido y silencioso en la web en estos últimos años y responde a inquietudes y soluciones diversas de los internautas de todo el mundo.

Por Ana Virginia Lona

Un número cada vez mayor de usuarios de Internet se monta sobre la ola de los consejos, estrategias y enseñanza rápidos y relativamente eficientes propuestos para casi cualquier actividad y área de conocimiento de lo que se conoce por su palabra inglesa, el “How-to…” pero que también se los puede encontrar en su traducción al español como “los cómos” o “cómo hacer…”.

El universo de los “cómos” es bastante amplio. A grandes rasgos se pueden encontrar los que ofrecen estrategias para lograr la mejora de alguna actividad o un comportamiento específico, así como también los que enseñan aspectos sencillos de alguna actividad que no requiere conocimientos previos especializados. Podemos también encontrar consejos de esos que son tan antiguos como la humanidad, por ejemplo cómo lograr que la pareja vuelva a enamorarse de uno o cómo lograr tener más amigos.

Para pensar sobre su uso y éxito deben tenerse en cuenta varias cuestiones que parecen no estar conectadas entre sí pero que fueron moldeando un servicio anónimo,colectivo y virtual que aporta soluciones y respuestas a cuestiones específicas. Es importante también plantear el potencial beneficioso que tiene la modalidad del “How-to…”, teniendo en cuenta el aspecto perjudicial de la propuesta tomada como solución mágica a los problemas cotidianos.

how-to

Un alumno encubierto

“El cómo” es un producto que fue creciendo a medida que el acceso a Internet y a la tecnología multimedia fue en aumento en franjas variadas de la sociedad. Aunque los informáticos fueron los que popularizaron este tipo de publicaciones en la web, la práctica de transmitir conocimiento de manera virtual, rápida, sencilla y mediante la presentación breve por pasos a seguir se puede rastrear en la educación que fue ganando terreno en el uso de recursos multimedia y de Internet para transmitir conocimiento.

A partir de la masificación de estas nuevas formas de aprendizaje y enseñanza, se fue formando una nueva figura del individuo con capacidad para autogestionar su aprendizaje1. También es un factor importante el mayor grado de alfabetización en la sociedad, en parte gracias a las políticas inclusivas que contemplan la tecnologización de la educación, lo que permite la autogestión sobre actividades o áreas de conocimiento no especializadas, sin importar su naturaleza.

Nos encontramos ante una sociedad que tiene la capacidad de autogestionar su aprendizaje sobre casi cualquier temática. El aprendizaje es la base de nuestra supervivencia porque somos animales sociales. Transmitir conocimiento es una forma de mantener a los grupos humanos unidos mediante una cosmovisión común. Enseñar y aprender es también una manera de perdurar en el otro. La fuerza cohesiva que tenemos los humanos nos impulsa a democratizar el conocimiento.

Todo dicho así parece el paraíso, sin embargo existe y se lo puede encontrar en sitios gestionados por grupos de personas que colaboran en la elaboración de contenido con las características del conocimiento impartido paso a paso, de manera breve y sencilla.

Conocimiento inmediato, soluciones cuasimágicas

Existe también otro aspecto de la naturaleza de las publicaciones de los “cómos” y es la superficialidad del conocimiento por la inmediatez de respuestas y soluciones a inquietudes que se plantean como necesarias en un determinado momento. Muchas de ellas se centran únicamente en la resolución de una dificultad o el conocimiento de un aspecto en particular pero sin profundizar en ello. Detenerse a analizar cualquier otro aspecto es percibido como una pérdida de tiempo, ya sea porque no es el momento, ni el lugar o porque no interesa más que responder a cierta inquietud momentánea, percibida como necesaria.

Este rasgo es lo que Zygmunt Bauman llama la modernidad líquida2. La modernidad plantea constantemente una ruptura de lo vigente para dar nacimiento a un nuevo orden de cosas. La licuefacción de la modernidad implica un “no tiempo”, todo fluye, nada se detiene más que lo “necesario” para “solidificarse” en una forma determinada, según ciertas cuestiones que se plantean como importantes en determinado momento para una sociedad que está constantemente mutando.

Lo inmediato, lo que fluye y llena el espacio únicamente para poder continuar con lavida cotidiana es lo que caracteriza también al universo de los “cómos”. Este se trata de un tipo de conocimiento que tiene el potencial de poder “solidificarse” para construir algo mucho más duradero en el tiempo pero que la mayoría de las veces sólo busca responder a inquietudes momentáneas y superficiales.

El universo de los “How-to…” puede dar una falsa percepción, cuasimágica, de lo que realmente es construir conocimiento pero también puede ser una puerta de acceso a una vasta galaxia de conocimiento. Como propuesta solidaria y de formación, estas publicaciones pueden ser una herramienta muy interesante para trabajar en las aulas, con los alumnos, así como también puede ser aprovechada como puerta de acceso para el conocimiento y su democratización para las personas de bajos recursos. La banalización de su utilización depende de la sociedad, su uso puede ser aprovechado al máximo incluso en la educación familiar.

El rasgo colaborativo y solidario que tienen los “cómos” es lo que puede “solidificarse” y perdurar en el tiempo para el aprovechamiento benéfico por parte de la sociedad.


  1. Guzmán Carreño, Ingrid Rocío. (2012) “Tecnología al Alcance de Todos”. Aula Virtual de Aprendizaje complementaria a la clase presencial de Tecnología e Informática del Liceo Empresarial del Campo con el fin de compensar la falta de equipos físicos y la insuficiente práctica personalizada. Uniminuto. Colombia.
  2. Bauman, Zygmunt. (2003). La modernidad líquida. Fondo de cultura económica. México.

Leer texto en Revista Magna.