Las cuerdas del marionetista en Casa Grote, Córdoba, Capital

El viernes 17 de junio a las 22, en Casa Grote, podrán ver la obra Las cuerdas del marionetista, una pieza de la compañía de teatro cordobesa Dushanoy. Escrita por Matías Lona, actuaciones de Cristina Medina, César Mundo, Esteban Vallejos y Matías Lona.
Entrada a 80 pesos o dos personas por 100 pesos.
La obra dura 45 minutos.
Si no pueden ir este viernes, podrán hacerlo el siguiente viernes 24 de junio, a la misma hora y en el mismo lugar.

las cuerdas del marionetista en casa grote viernes de junio 22 horas

Invitación: “Las cuerdas del marionetista” en Villa Allende

La compañía de teatro cordobesa Dushanoy nos acerca “Las cuerdas del marionetista”, una obra en la que el absurdo es la expresión para dar cuenta de nuestra existencia trascendental.

las cuerdas del marionetista

La obra se presentará a las 21, el 6 de mayo en Casa de la cultura, Figueroa Alcorta 426, Villa Allende, Córdoba, Argentina.

Las actores son Matías Lona, Cristina Medina, César Mundo y Esteban Vallejos. Una obra escrita por Matías Lona. Producción de Pedro Castaldi. El diseño gráfico del folleto está a cargo de Cristina Medina.

 

 

Gilbert O’Sullivan no está tan solo, naturalmente | Revista Magna

El autor de clásicos de los ’70 como Alone Again, NaturallyClair vivió una carrera musical intensa, destacándose como letrista. Luego de años de mantenerse en las sombras, en 2015 lanzó Latin ala G, un nuevo disco en el que incursiona en la música latina y española. Altas y bajas de la vida de este artista irlandés, que llegó a conocer el éxito como pocos.

Por Ana Virginia Lona

Gilbert-O-Sullivan-300x343
Actualmente, se pueden seguir los movimientos del músico a través de su fanpage de Facebook: Gilbert O’Sullivan Official. | Imagen: foursquare.com

Raymond Edward O’Sullivan, conocido como Gilbert O’Sullivan, es un músico irlandés de fama internacional por Alone Again, NaturallyClair, una canción dedicada a la hija de su mánager y productor. Durante los primeros años de la década del ’70, varias de sus canciones ocuparon los diez primeros puestos de los rankings mundiales con un éxito comparable al de Elton John y Paul McCartney . Sin embargo, a partir de los ’80 parecía que a O’Sullivan se lo había tragado la tierra, por lo menos eso creímos desde estos lares. Lo cierto es que esa ausencia fue mediática pero no musical. O’Sullivan no paró de escribir canciones, de grabar discos y hacer giras desde que su carrera comenzó en 1970 con su primer éxito, Nothing Rhymed.

¿Quién no ha escuchado sus temas clásicos aunque sea por accidente, en la radio, en una película o en alguna serie de TV?. Son de esas canciones de los ’70 que nadie puede olvidar. La particularidad de Alone Again… no sólo está en la melodía pop, pegajosa, bien pensada para llegar a los primeros puestos, sino que radica en la letra. Esta cuenta una historia, la de alguien que está desolado y piensa suicidarse. O’Sullivan nunca experimentó la idea del suicidio en el momento en que la compuso, sin embargo, durante años gran parte del público lo ha imaginado así. En efecto, no hace falta vivir en “carne propia” una situación para poder comprenderla o hablar sobre ella. En definitiva, eso hace cualquier artista: un actor, un director de cine, un escritor, un pintor, un bailarín… En fin, no existiría el arte si sólo se pudiera llevar a la obra artística aquello que uno experimenta.

Gilbert logra transportar a sus canciones toda clase de historias de la vida, incluso aquello que se desarrolla en el universo interior. Si uno revisa su discografía se encontrará con muchas otras historias contadas con música. Gilbert es un narrador, un trovador. El músico encuentra el material para hacerlo canción en todo lo que lo rodea: en los medios, en alguna conversación casual, su propia vida o su imaginación.

No todas sus canciones son historias ajenas, hay otras como Clair que ha sido compuesta para expresar el cariño y el agradecimiento que Gilbert sentía por su mánager y productor, Gordon Mills, y por su familia.

“No está basada sobre mi experiencia: está basada en la comprensión de una situación vivida por alguien. ¿Cuáles son los criterios para un buen autor?, ¿cuáles son los criterios para una buena ficción? Situaciones en las que creés. Me gustan los temas oscuros, me interesan. Si no viví la experiencia de estar parado en una iglesia o intentar suicidarme, me gusta pensar que, cuando escribo una canción, me meto en lo que esa persona en esa determinada situación está experimentando. Eso es lo que me interesa. De allí proviene el placer de ser un autor, del hecho de involucrarte en esas situaciones”.1/2

Quizás, los que no manejamos muy bien el inglés o no hemos vivido en Inglaterra o en Irlanda nos perdamos muchas cosas al escuchar sus canciones porque varias de ellas son fruto de alguna noticia o evento que ocurrió allí. Sin embargo, no es tan difícil captar las emociones de los personajes detrás de cada una de ellas porque en definitva, son historias de gente común, que vive situaciones desde su propia perspectiva. Aunque Gilbert no la comparta necesariamente, la plasma en sus letras como si de personajes con vida propia se tratara. Aún si esas historias pertenecen a culturas distintas de la nuestra, con su idiosincracia y códigos socioculturales distintos, podemos comprenderlos de igual manera.

El freak en el origen: De Raymond a Gilbert

Raymond Edward O’Sullivan nació el 1 de diciembre de 1946 en Waterford, Irlanda. Vivió allí hasta los 7 años, momento en el cual se mudó junto con su familia a Swindon, Inglaterra. Cuando tenía 14 años perdió a su padre, y su madre, por su parte, debía ocuparse de seis niños sola. Raymond creció en una familia numerosa pero con una disciplina estricta, la cual no sólo le ha servido para aplicarla en su quehacer musical sino también en su vida familiar. En Swindon inició sus estudios en diseño gráfico pero la música era lo que lo llevaría por otro camino y lo que nos haría hoy hablar de él.

The Beatles, Bob Dylan, Peggy Lee y Ella Fitzgerald son los principales músicos que inspiraron a Raymond para sumergirse en la música como letrista. Su carrera musical comenzó como miembro de bandas de adolescentes, en las cuales estuvo presente en el rol de baterista. La primera de ellas fue The Doodles, más tarde estuvo con The Prefects -grupos musicales formados por estudiantes- y posteriormente en Ricks Blues, que también tenía a un célebre músico de Supertramp, Rick Davies.

Lo que Ray -como le dicen sus amigos y los fans- quería era escribir canciones. O’Sullivan asegura que su generación tiene la habilidad de hacer música sin saber leerla por el amor que sentían por ella al escuchar la radio, único medio con el que contaba la clase media para escucharla. Todo entraba por los oídos. La mayoría de los cantautores de los ’60 y ’70 no sabía leer música, quizás lo hayan aprendido mucho tiempo después, y eso impactó a la generación de esa época. Esto significaba que ellos también podían tocar y componer canciones, incluso aspirar al estrellato. Ese impulso generacional lo dio el grupo que más influencia tuvo en esa y en las generaciones venideras, The Beatles.

Raymond O’Sullivan estaba dispuesto a ser un letrista conocido y comenzó a golpear puertas de discográficas para hacerse oír pero también para hacerse notar. El joven músico sabía muy bien que la imagen era la clave para casi todo, así que creó un personaje: Gilbert O’Sullivan, el cual no sólo lo haría destacarse del resto sino que lo ayudaría con su timidez en el escenario. El objetivo de Raymond era que Gilbert entrara en el escenario y se comunicara con el público utilizando pancartas y su música.

Fue así como el mundo conoció a Gilbert O’Sullivan, un joven delgado, en su veintena, con un corte hongo, vistiendo un saco al estilo de Charlie Chaplin, boina, chaleco, pantalones arriba de sus pantorrillas, con medias de colores -aunque en algunas imágenes se lo puede ver con pantalones cortos pero sólo los usaba para las sesiones fotográficas- y una corbata estudiantil.

Gilbert tuvo sus primeros sencillos sin éxito –Disappear/You What Can I do?/You– hasta que se topó con Gordon Mills, quien era, en ese momento, productor de Tom Jones. Mills quedó impresionado por su habilidad como letrista y fue su productor y mánager. Aunque no le convencía la imagen elegida por Raymond, no se opuso a ella: mientras escribiera buenas canciones como Nothing Rhymed, el primer sencillo que lo lanzó desde el anonimato a la boca de toda Inglaterra en 1970, podía vestirse como quisiera.

El músico, en su versión caricaturesca, siguió tocando canciones pop pegadizas y con letras unas veces poéticas, otras divertidas, románticas, tristes o conmovedoras. Aún así, todo el mundo todavía odiaba esa imagen a lo Charlie Chaplin, especialmente los productores de la discográfica quienes le pedían que se vistiera como los demás músicos: pelo largo, pantalón vaquero, remeras o camisas con los botones desprendidos mostrando un pecho peludo y sexy, como lo dictaba la época y le haría vender más discos. Sin embargo, Raymond sabía que tenía que diferenciarse del resto de los cantantes de su generación y estaba dispuesto a apostar todo a esta idea.

Esta imagen la utilizó durante un tiempo hasta que, por presión de la discográfica, más que de Gordon Mills -su productor y mánager-, y también un poco por hartazgo propio, cambió su vestimenta pero continuó con el personaje de Gilbert. Este cambio ya iba acorde con la tendencia general aunque Raymond no quería verse como una estrella del pop o del rock, quería verse como un chico común que se hizo conocido por sus canciones. Para esta etapa, Ray eligió usar un sweater con una enorme letra G en el medio. Este estilo de estudiante universitario lo sacó de una película de Buster Keaton, College (1927).

El álgido momento de Raymond

El éxito de Gilbert O’Sullivan en los ’70 era comparable al de Paul McCartney, incluso al de Elton John: llenaba estadios y tuvo varias canciones entre las diez más escuchadas en todo el mundo. Alone again… lo llevó a varios puntos del globo e incluso fue sensación en su país natal con esa canción. Hasta mediados de los ’70, Gilbert no paró de recibir nominaciones y premiaciones.

El momento álgido llegaría pronto cuando Gilbert quiso tener el 100% de los derechos de autor de sus canciones. Como letrista sólo obtenía un 50%, mientras que los productores de la discográfica obtenían la otra mitad. Uno de los productores le había prometido llevar a cabo una estrategia comercial para poder ser el dueño del 100% de sus creaciones musicales. Los años pasaron y la promesa quedó incumplida. Sumado a esto, Raymond le pidió a Gordon Mills expandirse en Estados Unidos, lo cual implicaba que Mills dejara de ser su productor aunque sí continuaría siendo su mánager. Lamentablemente para Raymond, Mills le dijo que si no lo producía él mismo, dejaría de patrocinarlo. En efecto, los lazos comerciales entre Mills y O’Sullivan se rompieron para siempre. En 1977, Raymond produjo su propio álbum con poco éxito. Más tarde, en 1980 graba otro disco con un éxito entre manos, What’s In a Kiss.

Mientras tanto, todo el asunto de la autoría legal de las canciones terminó en juicio y Raymond logró recobrar el 50% restante que quedaba para la discográfica. Con esto pudo recuperar el dinero gastado en abogados y hacerse de una buena suma, aunque con un mal recuerdo y un quiebre en la relación con la familia Mills. Esto significó para Raymond un parate musical que duró varios años, desde 1982 hasta 1989.

El cariño de algunos de los miembros de la familia Mills hacia Raymond perduró durante años, más allá de los lazos comerciales, aunque no se vieron nunca más hasta hace poco tiempo. Este afecto fue especialmente sentido por Claire Mills, la hija de Gordon -quien murió de cáncer años y con problemas financieros después del juicio -, quien reunió a las dos familias, ya sin Gordon, gracias a una entrevista radial en la que ella recordaba con mucho cariño a Raymond. Éste escuchaba la emisión radial y se encontró con la linda sorpresa de que el afecto todavía perduraba en Claire y su mamá. Esto le allanó el camino para comunicarse con ellas, retomar la relación y aclarar algunas cuestiones que quedaron en el tintero.

A pesar del sabor amargo de la contienda judicial y el distanciamiento con la familia Mills, Raymond asegura que para él era lo justo, así hubiera ganado o perdido. El músico iba a luchar por obtener los derechos de sus propias canciones, era su derecho.

Raymond O’Sullivan es muy celoso de sus canciones, y con buena razón: son sus creaciones, les dedica varias horas al día con una férrea disciplina de práctica y de escritura musical y lo mínimo que pretende es que le pidan autorización para usar su música. En 1991 se encontró de nuevo ante abogados cuando demandó, con resolución positiva para él, al rapero Biz Markie por haber utilizado sin su autorización la canción Alone Again, naturally.

Estos episodios amargos de su vida, en los que se vio defendiendo su autoría o pidiendo reconocimiento por sus canciones, lo pusieron de nuevo en la vidriera mediática por un tiempo breve. Sin embargo, poca atención ha recibido por sus creaciones musicales posteriores a los ’80. El cantautor encuentra que los medios le han prestado muy poca atención, a pesar de ser todavía productivo como letrista y músico. La consecuencia de esto es que el público desconoce al día de hoy la continuidad de su trabajo musical. Podríamos especular y pensar que la razón se encontraba en una suerte de venganza por la lucha de sus derechos de autor, cuestión que hasta la actualidad es fuente de conflictos constantes para muchos músicos con las discográficas.

De todas maneras, esto no detuvo al músico irlandés, escribió canciones y grabó álbumes desde que comenzó su carrera a finales de los ’60 con el mismo amor y dedicación por la música que tuvo siempre.

Actualmente, Gilbert O’Sullivan promociona su último álbum homenaje a Peggy Lee, llamado Latin ala G -lanzado en junio de 2015-, en el que expresa su amor por la música latina y una tarea pendiente de hacía muchos años: hacer música latina y española. Para lograr ese toque, el letrista se reunió con un productor avezado en la producción de álbumes con este tipo de ritmos y contó con la colaboración de músicos españoles.

Documental sobre la grabación de Latin ala G, último álbum de Gilbert O’Sullivan

La vida de Gilbert transcurre sin muchos sobresaltos: Escribir y practicar música todos los días -con horarios fijos-, excepto los fines de semana; salir a caminar -usualmente acompañado de su perro, el cual murió recientemente-, y su mujer; vida familiar hogareña en la isla británica Jersey. Gilbert asegura que Aase, su mujer, a veces lo obliga a salir un poco porque tiende a tener una vida bastante recluida. No le interesan las fiestas del mundo del estrellato, ni apegarse a modas absurdas para estar en boca de todos, aunque es bastante cuidadoso con su imagen personal, a la cual le imprime su propio estilo. Aunque tenga un TOC (trastorno obsesivo compulsivo) que se expresa en un orden y perfeccionismo excesivo, el músico asegura que no es grave ya que le facilita muchas cuestiones, en especial, la composición musical. Es un hombre decidido y tenaz, dispuesto a todo por continuar con su trabajo de letrista.


  1. Especial agradecimiento a Andrés Navarro, estudiante del profesorado de inglés, que me ha ayudado con la traducción del fragmento de la entrevista a Gilbert O’Sullivan.
  2. Entrevista a Gilbert O’Sullivan por Stephen “Spaz” Schnee: Out Of The Question: An EXCLUSIVE Interview with GILBERT O’SULLIVAN.

Leer texto en Revista Magna Online

Navegando en letras: escritores argentinos en la blogósfera |Revista Magna

Millones de autores desconocidos abren blogs o se registran en una red social literaria para contarnos historias.

Por Ana Virginia Lona

Para leer literatura argentina en la web o bajar los clásicos sin problemas con los derechos de autor tenemos varias opciones. No significa que vamos a dejar de comprar los libros en papel sino más bien que vamos a tener un primer acercamiento desde una pantalla.

Hay millones de escritores desconocidos que abren un blog o se registran en una red social literaria para contarnos historias. Muchos buscan ser elegidos por una editorial conocida; otros, tener un espacio para encontrar a sus lectores de manera más directa o, tal vez, una combinación de ambos. Sea como fuere, a veces no es fácil que lectores y escritores se encuentren, por ello he husmeado por la web para encontrar sitios y blogs donde escritores conocidos y no tanto nos acerquen sus obras o las de otros escritores.

En un artículo anterior les comenté sobre las bibliotecas virtuales para descargar libros o leerlos en línea de manera gratuita y legal. Hace un tiempo, conocíamos las redes sociales literarias en las cuales los escritores publican sus obras e interactúan con otros escritores y lectores con menos intermediarios.

Blogs-escritores-argentinos
La blogósfera literaria es bastante amplia y está en constante crecimiento. | Imagen: sinjania.com

Entre las bibliotecas digitales de autores consagrados podemos encontrar la de la Fundación Noble del Grupo Clarín, Proyecto Biblioteca Digital Argentina y el portal de la Academia Argentina de Letras de la Biblioteca Virtual Cervantes. La Biblioteca Nacional de Maestros digitalizó varios títulos para que alumnos y docentes accedan a los textos literarios para trabajar en el aula o para algún momento de placer. La Biblioteca de Libros Digitales del portal de Educ.ar del Gobierno Nacional es también un buen lugar donde encontrar a autores argentinos. Otra importante es la Biblioteca Digital Ciudad Seva, en la que podremos encontrar algunos textos de autores argentinos.

Blogs dedicados a la literatura y a los escritores

En este artículo los autores argentinos tienen el protagonismo y los encontraremos -además de en los espacios virtuales mencionados- también en los blogs literarios que constituyen una herramienta de promoción y de comunicación con los lectores y editoriales.

Hay blogs dedicados a la literatura y a la cultura que nos acercan listados bastante interesantes. Uno de ellos es Lecturas indispensables, en el que se nos ofrecen textos de Julio Cortázar y Jorge Luis Borges. El autor del blog Carpe diem elaboró un listado de escritores que ya han publicado libros y tienen sus propios blogs. Entre ellos hay varios argentinos como Eduardo Berti y Gustavo Nielsen, entre otros de Latinoamérica y España. También destaca el autor del blog el espacio virtual dedicado a Juan Gelman, que comenzó como un lugar de pedido de reencuentro con su nieta y luego como espacio para promocionar la obra de Gelman, labor de Marcelo Scapinachis.

También hay bitácoras de escritores que han publicado en papel o en otros formatos digitales y mantienen su blog para promocionar sus textos. Entre ellos, el de Eduardo J. Quintana, quien ha publicado textos dedicados a la pasión y la cultura del fútbol. Otro ejemplo es Martín Cristal, autor cordobés, quien publica en su blog El pez volador además de tener varias producciones suyas en diversos medios de Argentina y México además de novelas y cuentos.

La escritora y periodista Araceli Otamendi registró su blog Revista Archivos del Sur – Entrevistas para compartir archivos digitales y entrevistas a personalidades de la cultura. Fundó revistas literarias y culturales además de publicar obras literarias con las cuales ganó numerosos premios.

María Laura Gambero comparte en su blog sus obras, algunas ya fueron publicadas y otras no pero, tal como dice la autora, “allí aguardan su momento”. También comparte entrevistas y reseñas de sus obras.

Andrea V. Luna escribe literatura fantástica y utiliza todas las herramientas virtuales que le da internet para promocionar sus textos en su blog homónimo, YouTube, Facebook y Twitter, entre otras varias herramientas que acortan la distancia todavía más entre lectores y escritores.

Con su sitio homónimo, Samanta Schweblin promociona sus textos ya publicados en papel y otros para leer en línea. También podemos conocer su biografía y contactarnos con la autora vía Twitter.

Estos son algunos de los autores que se pueden encontrar en las aguas literarias de la blogósfera. Para hablar de todos no nos alcanzaría la vida aunque sí podríamos empezar a buscar a nuestro autor favorito entre ellos.

Un pantallazo de lo que se publicó y se publica en la web lo podemos encontrar en el libro La década posteada. Blogs de escritores argentinos (2002-2012) de Diego Vigna, fruto de una investigación sobre los blogs literarios argentinos publicados durante el periodo que comprende 2002 al 2012. Algunos de los autores estudiados son Andrés Neuman, Carolina Aguirre y Daniel Link, entre otros.

La blogósfera literaria es bastante amplia y está en constante crecimiento. Es muy interesante recorrer esos blogs para darse una idea de la literatura que se produce actualmente en nuestro país. Muchos de nosotros, los lectores, sabemos que la publicación en papel no garantiza la calidad literaria, ni el goce estético. El prejuicio que sufren los blogueros literarios quizás sea un obstáculo para que muchos autores puedan salir de la realidad virtual. Parte de ese destino está en manos de los lectores, es posible cambiarlo.

Algunos pueden sentir este universo digital del escritor como un espacio ajeno pero obligado a las letras mientras que otros tal vez no vean ninguna necesidad de tener una versión digital de sus textos. Aun así la apuesta por el blog o el sitio web es una opción interesante para los autores conocidos y no tanto.

IMAGEN DE LA NOTA: sinjania.com

Leer texto en Revista Magna Online.

Adrián Ávila, lo instrumental a todo pulmón | Revista Magna

Su primer contacto con la música fue un piano. En 2009 lanzó su primer disco solista y hoy ya va por el tercero. Aunque el género de música electrónica no tiene aun su reconocimiento en Argentina, utiliza las posibilidades que brinda Internet para difundir su arte, lo que le ha hecho ganar público de Estados Unidos y Europa. Conocé su historia. 

Por Ana Virginia Lona

Adrián Ávila es un músico y compositor de Buenos Aires, ahora residente en Córdoba, quien aporta su granito de arena al crisol de sonidos de Argentina con sus propias composiciones de música electrónica desde hace más de diez años.

Todo a pulmón

El joven músico utiliza todas las herramientas de las redes sociales audiovisuales de Internet para promocionar su música. Sus tres discos son creados y promocionados por él mismo a todo pulmón.

Nació el 24 de diciembre de 1979 en Buenos Aires. El contacto con la música fue un piano, con el que encontró una forma de expresar sus ideas y su propia música.

“Todos los arreglos musicales son míos, de hecho, yo hago todo: desde la composición, pasando por la ejecución a la grabación y masterización”, explica el artista. | Fotografía: Anabella Fernandez
“Todos los arreglos musicales son míos, de hecho, yo hago todo: desde la composición, pasando por la ejecución a la grabación y masterización”, explica el artista. | Fotografía: Anabella Fernandez

Sus inicios musicales estuvieron relacionados con la música punk y fue parte de bandas formadas por estudiantes del secundario. Junto a una de ellas  participó en eventos como Under Punk Argentino desde 1995 y durante tres años consecutivos.

En el 2005, Adrián se encuentra con Damián Olivera y forman un dúo llamado La orden del aro. Ávila secunda en la voz a Olivera en el disco La noche de los Luceritos, con el cual se presentaron en Buenos y Aires y en Córdoba, con gran respuesta del público.

Lo de Adrián es lo instrumental

En el 2009, el músico se lanza como solista y sale a la luz su primer álbum A convenir (2009) y, dos años después, lanza A convenir 2011. En 2013 difunde su tercer disco, Metafísica Moderna (2013), con el cual el músico proyecta lo que reconoce como una evolución musical pero también metafísica.

“Metafísica Moderna viene a cerrar un ciclo que comenzaron sus dos primeros discos, un poco a poner en orden las desprolijidades de los dos primeros discos y un poco a terminar de explicar una idea más de música que esta constantemente en la búsqueda de mejoras y evolución”, escribió Adrián en su perfil de Myspace.

En los álbumes se pueden rastrear sus inicios musicales con el punk rock y una influencia del synth-pop de los ochenta.

En el 2011 decidió instalarse en Córdoba, con la esperanza de encontrar un espacio para darle impulso a su carrera musical, sin embargo encontró que el género de música electrónica todavía en Argentina no tiene su reconocimiento. A pesar de todo, encontró aquí un espacio similar a Buenos Aires en cuanto al público y las posibilidades de difusión.

En el 2012 una de sus canciones formó parte de un compilado lanzado por Comunidad Fusa, la cual reúne a músicos del circuito under en su sitio web y les ofrece difusión de manera gratuita. Hablamos con Adrián y esto es lo que nos respondió sobre diferentes decisiones que tomó durante su carrera:

¿Por qué dejaste afuera tu voz en tus discos solistas?

Comencé a armar mis canciones como solista cuando empecé a estudiar programas para crear música electrónica, al principio como un juego, era todo muy experimental y la idea final iba a ser otra.

La idea era hacer música para películas y documentales. Comencé a mostrar mis primeras canciones instrumentales en Myspace y vi que tuvieron muy buena aceptación. Algunas estuvieron por un tiempo entre los primeros puestos del chart mundial de Myspace, creo que, en parte, esto se debió a que muchos de mis seguidores venían de Europa y Estados Unidos, y supuse que, al no tener las canciones un idioma, la barrera musical se hizo más angosta, por lo que decidí seguir por ese camino.

Luego Myspace cambió, dejó de ser una red relevante para los músicos y yo seguí mostrando mi trabajo por otras redes sociales, pero conservando el estilo.

¿Todos los arreglos son hechos por vos o tenés alguna colaboración musical?

Todos los arreglos musicales son míos, de hecho, yo hago todo: desde la composición, pasando por la ejecución a la grabación y masterización. Tengo mucho interés en asociarme con otros músicos pero por ahora no encontré los socios adecuados.

Tengo un modo de trabajo en el que voy armando los temas por partes, la composición de mis canciones es una gran improvisación, no sigo un modelo de construcción para todas por igual, el hilo conductor es más bien inconsciente, sí, respetando una gama de sonidos y formas que le dan una identidad a lo que hago.

¿Qué instrumentos tocás, además de la guitarra?

Además de la guitarra tengo las nociones musicales básicas de bajo, teclado y batería que me permiten armar las canciones que compongo.

Sobre tu radicación en Córdoba, ¿encontrás allí un espacio para tu música? ¿en qué se diferencia de Buenos Aires?

Córdoba no es tan diferente a Buenos Aires en cuanto al espacio que pueda llegar a ocupar mi música. Mi trabajo lo difundo principalmente por Internet por lo cual no tiene mucha relevancia dónde me radique, lo que sí, por un desconocimiento obvio del ambiente musical de Córdoba y su oferta de músicos, y dado que de por sí el género “Electro Rock Instrumental” es un tanto reducido en cuanto a la cantidad de músicos que lo trabajan o gustan trabajar, se me dificultó un poco encontrar colegas con quien armar un proyecto de banda, por ejemplo.


¡Quiero escuchar a Adrián!

Podés hacerlo a través de espacios virtuales como bandcampmusicacopyleft.es o youtube.com. Adrián también cuenta con un grupo en Facebook donde comparte su música y en el cual podés tener un contacto directo con él: facebook.com/groups/adrianavilafans.

Leer texto en Revista Magna Online.

Una cita en línea con el cine argentino | Revista Magna

Si sos amante de las producciones nacionales, no podés dejar de conocer estos sitios y blogs con contenidos e información valiosa al respecto.

Por Ana Virginia Lona

Como siempre digo, en internet se encuentra de todo (o casi, como para dejar un margen a la sorpresa). Hay países que tienen una gran oferta fílmica en línea, gratuita y paga, pero en Argentina hace años que esto va a pasos agigantados.

En internet encontramos sitios para ver películas argentinas en línea pero también mucha información técnica sobre la producción, actores, fechas de estrenos -tanto de las que vieron la luz en el pasado como de las actuales–, guionistas y otras yerbas.

El cine de Argentina ha sido históricamente uno de los más desarrollados del cine latinoamericano. | Imagen: cineargentino-online.blogspot.com.ar
El cine de Argentina ha sido históricamente uno de los más desarrollados del cine latinoamericano. | Imagen: cineargentino-online.blogspot.com.ar

Tres grandes sitios con apoyo de organismos oficiales, tales como el INCAA u otras instituciones estatales culturales, están haciendo la diferencia:

Odeon: fue impulsado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) para promover la producción nacional y hacerle frente a gigantes como NETFLIX o YouTube. Los contenidos que ofrece son gratuitos y sólo requiere registrarse con nuestra cuenta de correo electrónico.

Cinemargentino: fundado por Martín Ramos Mejía y Rita Falcón, este sitio web vio la luz a principios del 2013 y ese mismo año fue declarado de Interés Cultural por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Un año después, fue reconocido por el Senado de la Nación Argentina.

En Argentina también tenemos una base de datos de la producción fílmica. Se trata de Cinenacional.com, que reúne información sobre el material fílmico de Argentina. Similar a IMDb (Internet Movie Database), está en línea desde junio del 2001 y cuenta con el apoyo del INCAA desde el 2004. Su crecimiento no sólo se debe a las miles de visitas de cinéfilos argentinos sino también a las de personas del resto del mundo.

Blogs sobre cine argentino

Siempre lo pienso, y no es porque yo forme parte de este grupo virtual, pero los blogueros suelen hacer aportes muy interesantes ya que cada uno pone su marca personal, aunque los sitios sean similares en cuanto al contenido ofrecido. He seleccionado algunos de ellos porque cada uno hace hincapié en uno u otro aspecto del cine. Tener en cuenta a varios puede darnos un pantallazo del panorama en el mundo en línea.

Un aporte interesante y de mucho valor es el del bloguero Alberto Gómez, quien en su bitácora Cine argentino online reúne las películas argentinas subidas a YouTube. Allí podemos encontrar producciones desde 1933 en adelante.

Películas argentinas es otro gran blog que comparte las películas realizadas en nuestro país y también de otros países latinoamericanos.

Cine argentino en internet difunde el cine de nuestro país que se encuentra ya publicado en internet, en plataformas audiovisuales como YouTube o Vimeo.

El cine argentino es un blog de Ricardo Martinete, quien también dedica secciones a los cines de otros países. Aporta reseñas e información técnica de producciones argentinas.

Este tipo de sitios no sólo nos ofrece entretenimiento gratuito o información necesaria para matar nuestra curiosidad o para realizar algún trabajo monográfico o periodístico; también es una forma de mirarnos a nosotros mismos, nuestra idiosincrasia y nuestro devenir histórico. De vez en cuando vienen bien unos mates con alguna película o documental argentino, ahí cerquita nomás, en nuestra computadora.


IMAGEN DE LA NOTA: cineargentino-online.blogspot.com.ar

Leer texto en Revista Magna.

Solo con algunas semillas… y tierra, claro | Revista Magna

Huertas comunitarias, aplicaciones para saber dónde encontrar árboles frutales y muchas otras brillantes propuestas se abren camino entre personas con gran consideración hacia la salud, el planeta y sus habitantes.

Por Ana Virginia Lona

El hambre es un problema mundial que pareciera no tener solución. Sin embargo, hay personas que piensan lo contrario y con algunas semillas proponen una iniciativa que requiere de la participación de todos nosotros.

Las huertas en la vía pública son una linda y deliciosa alternativa que tiene varios objetivos. Unos son los más obvios y urgentes: si alguien tiene hambre, come; otros son menos obvios pero muy importantes también: nos unen y nos comprometen con nuestra tierra, nuestros coterráneos y nuestra salud.

Si bien los huertos comunitarios no son una novedad desde que el humano dejó de ser nómade, ya no es una práctica habitual y se ha vuelto casi desconocida para la mayoría.

Huertarteando

Leer texto completo en Revista Magna

El cinturón de castidad es un mito | Revista Magna

Según numerosos estudiosos del medioevo, este elemento surgió en realidad entre los siglos XIV y XVI como una estrategia de distorsión de la realidad de una época de la cual el Renacimiento quería diferenciarse. Su posterior existencia concreta no tiene validez para la historiografía de la Edad Media, ya que, al atribuírsele un origen medieval, la función que se le adjudica no tiene sentido en épocas posteriores.

Por Ana Virginia Lona

Mito-cinturón-de-castidad

El cinturón de castidad era un elemento represivo e intimidante principalmente impuesto a las mujeres cuyo diseño se asemeja al de la ropa interior y estaba hecho de algún material metálico para impedir que la mujer fuera violada o seducida cuando el marido se encontraba lejos de ella.

Actualmente, es muy común verlo en ilustraciones, películas, series de TV, videos musicales, literatura ficcional y hasta académica en los que se sitúa a este elemento en Europa del medioevo. Nadie pensó jamás que este objeto, despreciado por unos y halagado por otros, no existió nunca… no en aquella época, al menos.

Según los estudiosos de la Edad Media, entre ellos Felicity Riddy, académica dedicada a la literatura medieval de Escocia e Inglaterra; el doctor Albrecht Classen, profesor de la Universidad de Arizona, Estados Unidos.; y Régine Pernoud, historiadora francesa dedicada especialmente a rescatar la historia de la Edad Media, el cinturón de castidad surgió en realidad entre los siglos XIV (Renacimiento italiano) y XVI, siglos durante los cuales Europa comenzó este revisionismo a las culturas antiguas, griegas y latinas. Los investigadores no han encontrado en los textos previos a este periodo ninguna mención sobre algún objeto cuyo fin fuera el de resguardar el honor de la mujer y la fidelidad de ésta al hombre medieval.

Leer el texto completo en Revista Magna

“¿Ciencia en ficción? No sabía que existía eso…” | Revista Magna

Las obras de este tipo ilustran hechos y descubrimientos científicos reales. Carl Djerassi, padre de la píldora anticonceptiva, fue quien introdujo en el mundo literario esta forma de contar los problemas a los que suelen enfrentarse los científicos, así como sus miedos, esperanzas, dificultades y éxitos.

Por Ana Virginia Lona

Djerassi solía reflexionar sobre las diferencias y similitudes entre los escritores y los científicos. | Imagen: news.rutgers.edu
Djerassi solía reflexionar sobre las diferencias y similitudes entre los escritores y los científicos. | Imagen: news.rutgers.edu

Carl Djerassi fue el creador de la “ciencia en ficción”, la cual se diferencia de la ciencia ficción en el tratamiento del ámbito científico y de los personajes que están inmersos en él, con sus dilemas, sus problemáticas, dificultades y experiencias diversas relacionadas con la ciencia. En este tipo de narrativa los personajes principales son los científicos y sus inquietudes como trabajadores en un ámbito bastante complejo: enfrentan situaciones reales y están enfocados en estudios sobre problemáticas reales como el tratamiento del cáncer, la infertilidad o los problemas ecológicos, entre otras.

Nacido en Viena, Austria, en 1923, Carl Djerassi comenzó su carrera científica como químico en la década del ’40 en el Kenyon College. Se dedicó a la investigación en el área farmacológica y es considerado el padre de la píldora anticonceptiva pero también el que ha introducido en el mundo literario una nueva forma de contar la problemática del universo científico1.

Leer texto completo en Revista Magna

Esos locos lindos de Escaleo | Revista Magna

El grupo cordobés de synth-pop propone canciones que nos transportan a un universo onírico.

Por Ana Virginia Lona

Hace poco nos encontrábamos con Julián Lona, un joven cineasta que estuvo revolviendo el baúl de los discos y encontró mucha música. Ahora nos topamos con Escaleo, una banda, también de jóvenes, que juegan muy seriamente con la música electrónica. Tres cordobeses que se juntaron para expresar algo que los inquietaba.

Evidentemente pasa algo en Córdoba, se apuesta al arte, hay ganas de buscar una respuesta o una pregunta o, tal vez, miles o millones para esa inquietud que hace ebullición dentro de todos nosotros. Veamos qué encontramos con los chicos de Escaleo.

Escaleo
Escaleo

Leer texto completo en Revista Magna