Las primeras fotos con consciencia artística: el pictorialismo | Revista Magna

Desarrollado a nivel mundial entre finales de los años 1880 y 1920, este movimiento surgió como reacción a la fotografía de aficionados, nacida con la comercialización de la cámara fotográfica Kodak y su sistema de revelado y copiado en laboratorios industriales.

Por Ana Virginia Lona

Wet day on the boulevard  Alfred Stieglitz  1894..jpg

Actualmente, el valor artístico de la fotografía no lo discute nadie, así como tampoco se discute que incluso la fotografía utilizada con fines documentales es una posición del autor de la imagen. Sin embargo, esto no era una obviedad en otras décadas, ni en otros siglos. En los comienzos de la fotografía, la visión del fotógrafo se tomaba como imparcial y se limitaba sólo a mostrar los hechos. La particularidad de la visión del fotógrafo no vino como corolario natural, sino que fue impulsada por un grupo de fotógrafos europeos.

Fotografía vs. Arte: una falsa dicotomía

El inicio de la fotografía artística está establecido como tal por los historiadores con el surgimiento de un grupo de fotógrafos aficionados que abogaban por un lugar entre los géneros artísticos, equiparaban la fotografía con la pintura, en cuanto que la primera también llevaba impresa la perspectiva propia del autor. La mayoría de los pintores rechazaron las imágenes fotográficas como artísticas, aunque los había algunos que apoyaban el movimiento. Con la popularización de la cámara de fotos durante el siglo XIX, la imagen tenía un mero valor documental y lo que reflejaba el lente eran hechos imparciales e indiscutibles. La realidad atravesaba el lente, sin importar quién estuviera detrás de la cámara.

El pictorialismo surgió en el siglo XIX, más precisamente en 1890, en algunos países de Europa y, un poco más tarde, ese año, cruzó el océano hacia el continente americano. En sus comienzos, esta defensa del valor artístico de la imagen fotográfica se centraba principalmente en que el fotógrafo plasmaba en ella una mirada particular de la realidad y en la utilización de técnicas que priorizaban los aspectos visuales y no el contenido, caro al valor documental que se le asignaba a la fotografía. Para el grupo emergente, ésta ya no era vista como mero soporte documental. El primero en llevar esta defensa de la imagen fue Peter Henry Emerson, aunque se diferenció de los demás por estar en contra de los retoques posteriores al disparo del lente, a pesar de haber ponderado la fotografía como un género artístico, independiente de las demás artes.

El movimiento creció rápidamente en Europa y Estados Unidos, al punto tal que se crearon sociedades en varios puntos del globo para promover los productos artísticos. El primero fue el Camera Club y, más tarde, se les sumó en Londres el Linked Ring Brotherhood; en Paris, el Photo Club; en Bélgica, el Association Belgue de Photographie1. En España, el pictorialismo cobró fuerza a partir del primer cuarto del siglo XX, tal como lo explican en las actas del XII Congreso Nacional del Comité Español de Historia del Arte, de 1998.

“En fotografía hay una realidad tan sutil que llega a ser más real que la realidad”. – ALFRED STIEGLITZ

Según el Diccionario Histórico de la Fotografía2 de Paloma Castellanos, en una edición de 1999, el pictorialismo tuvo su fin, como movimiento, en 1920 pero esto no significa que nadie en el mundo haya continuado utilizando las mismas técnicas, todo lo contrario, Castellanos afirma que hubo un resurgimiento en la década del ’70 y actualmente muchos fotógrafos optan por este tipo de técnicas como expresión artística.

Las fotos: antes, durante y después del clic

Los pictorialistas utilizaban todo tipo de materiales y técnicas3 tanto propias de la fotografía como de la pintura: Pinceles y cepillos; la reciente invención en aquel entonces para imprimir las imágenes, la goma bricomatada; filtros, encuadres y diversos materiales con los que trabajaban sobre el papel, con la imagen ya impresa. La experimentación con los contrastes y las tonalidades monocromáticas aportaba a la búsqueda de una atmósfera en particular. Este tipo de imágenes tenían una gran influencia de la pintura impresionista. Los objetivos eran los mismos que los de esta corriente artística, por lo que la búsqueda de la textura para lograrlos era también primordial. La otra gran influencia, en algunos pictorialistas, era el naturalismo, por lo que muchos, en especial el Peter Henry Emerson, buscaban retratar la naturaleza humana y sus costumbres, así como también los paisajes locales, con los cuales intentaban retratar una cultura y afirmaban una identidad nacional o regional, tal como lo hicieran los pintores naturalistas.

El pictorialismo argentino

En Argentina se creó en 1889 la Sociedad Fotográfica Argentina de Aficionados (SFAA), que nucleó a fotógrafos aficionados que siguieron los pasos de los pictorialistas estadounidenses y europeos. Los aficionados argentinos buscaban retratar, por un lado, el progreso representado en la organización urbana y en la arquitectura, así como las costumbres de la ciudad, principalmente la capital de Buenos Aires. Por el otro, algunos tenían una mirada más localista, de corte tradicionalista, en el que las imágenes de paisajes y de gauchos reforzaban la construcción de una identidad fundada sobre estas figuras que se venía construyendo desde hacía tiempo en otras expresiones artísticas legitimadas. Entre los representantes de este movimiento en Argentina estaban, el fundador, Leonardo Pereyra y Marcelo T. de Alvear4.

Las características socioculturales de los primeros pictorialistas, tanto del grupo impulsor como de los argentinos, es que se trata de aficionados de clases pudientes, ya que la cámara como los materiales eran inaccesibles para los menos privilegiados. Por lo que la mirada de los fotógrafos estaba atravesada por su posición socioeconómica tal como ocurre en la actualidad. Los valores impregnados en el papel dicen mucho más que una mera perspectiva artística novedosa y transgresora, en aquel entonces.

Las controversias no finalizaron con la creación de asociaciones, salas de exposiciones o clubes que los reunieran. La definición de lo que es arte es un eterno debate que girará en torno de cualquier técnica y material que se nos cruce por la cabeza. Tampoco es un debate meramente técnico, vale la pena recordarlo, sino que atraviesa a toda la sociedad. Lo que está legitimado y cristalizado en el canon, nunca será del todo inmutable, pero constituye el núcleo que funciona como prisma para marcar una perspectiva desde la cual se analiza lo artístico de lo que no lo es. Las instituciones y el mercado juegan un papel importante en ella, definen actores privilegiados que operan como agentes legitimadores de lo que es arte de lo que no lo es.


  1. Arte e identidades culturales: actas del XII Congreso Nacional del Comite Español de Historia del Arte: 28, 29, 30 de septiembre y 1 de octubre, Oviedo 1998: homenaje a D. Carlos Cid Priego
  2. Diccionario histórico de la fotografía de Paloma Castellanos. Ediciones AKAL, 1999. Visto en Google Libros.

  3. Diccionario Akal de Arte del Siglo XX de Gérard Durozoi. Ediciones AKAL, 9 jun. 1997

  4. La imagen fotográfica bajo la mirada antropológica. El caso de la Sociedad Fotográfica Argentina de Aficionados de Julieta Pestarino. Tesis de Licenciatura en Ciencias Antropológicas. Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Buenos Aires. 2015.

Notas

Apuntes sobre fotografía argentina a fin de siglo: hacia la construcción de un mercado de Silvia Pérez Fernández en Artículos de investigación sobre la fotografía. 2011.

IN FRAGANTI: fotografía y pintura en el arte argentino contemporáneo de Valeria González en Informe Escaleno.

Gentlemen, gauchos y modernización. Una lectura del proyecto de la Sociedad Fotográfica Argentina de Aficionados de Verónica Tell.

La photographie pictorialiste de Charlotte Denoël en Histoire par l’image.

Art et photographie en Le Zinc.

El pictorialismo en Real Sociedad Fotográfica.

Peter Henry Emerson en Cada día un fotógrafo.

Le pictorialisme en Photo Numerique.

Publicado en Revista Magna.

Tsundoku o la herramienta del saber | Revista Magna

Este término japonés hace referencia a la tendencia que tienen algunas personas a acumular libros que no leen. Por qué esta conducta está muy lejos de relacionarse con la obsesión o el esnobismo.

Por Ana Virginia Lona

Según Taleb, la acumulación de libros es un comportamiento antibiblioteca.  Imagen flickrcomphotoszoom-intight.jpg

En japonés existe el término tsundoku para referirse a un tipo de comportamiento que se expresa en la acumulación de libros que rara vez el potencial lector lee después de adquirirlos1. En español, hasta ahora, no hay ninguna palabra que represente esta conducta.

La etimología de este término japonés da cuenta de una de sus características: la de apilar los libros. Según Wictionary, este vocablo está formado por tsumu, que significa “apilar” y doku, que significa “leer”2.

Podría pensarse que esta conducta es más bien obsesiva, esnob o signo de algún tipo de “enfermedad”, pero también puede interpretarse como algo beneficioso y no meramente una práctica consumista. Para pensarlo desde esta perspectiva, es interesante la reflexión del ensayista e investigador estadounidense Nassim Nicholas Taleb sobre la acumulación de libros no leídos y la visión negativa que tenemos sobre el no saber, el no conocer algo3.

No saber para saber más

Citado en el artículo sobre Umberto Eco de María Popova para Brainpickings4, Taleb afirma que la acumulación de libros es un comportamiento antibiblioteca y que la cantidad de libros no leídos aumenta conforme nuestros conocimientos lo hacen. Es decir, la biblioteca personal no reflejaría el conocimiento acumulado de una persona sino todo lo que está fuera de su enciclopedia. Pero esto no es algo que debe verse como una falencia en el camino del saber: los estantes de libros sin leer no son sino “herramientas de investigación” y de adquisición del conocimiento.

Taleb pone el foco en la importancia de lo que no sabemos ni conocemos. Tener la certeza de saber y conocer algo es tener seguridad sobre la realidad en la que vivimos y darle sentido, al mismo tiempo que ella le da sentido a nuestra existencia y nuestra experiencia con ella.

Pensar sólo en lo que conocemos y restarle importancia a lo que no sabemos nos da tranquilidad y protección. El tsundoku bien puede ser una manera de salir de esa zona de confianza para ampliar nuestro conocimiento del mundo, y de nosotros mismos, más que sólo una actitud enferma o reflejo de una cultura consumista.


  1. Dos palabras japonesas que estabas buscando sin saberlo de Andreu para Japonismo.com.
  2. Tsundoku en Wiktionary.
  3. The Black Swan: The Impact of the Highly Improbable de Nassim Nicholas Taleb en Amazon.
  4. Umberto Eco’s Antilibrary: Why Unread Books Are More Valuable to Our Lives than Read Ones por María Popova para Brainpickings.org.

Publicado en Revista Magna.

El bioplástico: la otra utilidad de las plantas | Revista Magna

El interés de algunos sectores por avanzar en la eliminación progresiva del plástico de origen petroquímico es cada vez mayor.

Por Ana Virginia Lona

se-trata-de-plasticos-derivados-de-recursos-vegetales-y-por-lo-tanto-biodegradables-imagen-veoverde
Se trata de plásticos derivados de recursos vegetales y, por lo tanto, biodegradables. | Imagen: VeoVerde

José Barcia, autor del libro “El Suicidio del hombre”, nos ha contado brevemente en el artículo ECO Tips para tener en cuenta en estas fiestas (y siempre) cómo el plástico afecta nuestra salud y contamina de tal manera el medio ambiente que la situación requiere de una acción drástica y decisiva.

Habíamos visto ya, en el artículo Cannabis: una historia de confusiones para una excelente materia prima, cómo esta planta tan productiva sufrió un proceso de demonización que ocultó por muchas décadas sus múltiples beneficios para la industria de diversos productos. Afortunadamente esto está cambiando y, gracias a la larga tradición del cultivo del cáñamo para uso industrial, esta planta vuelve a tener su lugar en la elaboración de productos por su bajo impacto nocivo en el medio ambiente y nuestra salud, en comparación con aquellos provenientes de la petroquímica.

Aunque el proceso es lento, la urgencia ecológica ha fomentado el interés de algunos sectores por avanzar en la eliminación progresiva del plástico de origen petroquímico de nuestra vida cotidiana para reemplazarlo por alternativas menos destructivas para el medio ambiente.

En Francia se ha establecido la prohibición del plástico derivado del petróleo a partir del 20201. Esta legislación a futuro se aplicará sólo a ciertos productos, sin embargo, el paso más grande se ha dado. En España, más precisamente en Barcelona, un encuentro internacional de investigadores ha propuesto estrategias para facilitar la transición en el cambio de producción para la elaboración del bioplástico. Junto con el cáñamo, cuya fibra ya se utiliza para la industria del plástico, se planteó la posibilidad de elaborar este producto a partir de otras plantas como el lino2.

En Argentina, la preocupación está instalada también desde hace tiempo. En el 2010 ya se producía bioplástico a partir del maíz3. En el 2014 conocíamos la iniciativa de elaborar bioplástico destinado al envasado de alimentos, a partir de los desechos de la industria láctea4. En el 2015 se dio a conocer el éxito de la producción de bioplástico a partir del almidón de mandioca, aunque se logró de manera artesanal5. También el año pasado, en la Universidad de La Plata se estudiaron microorganismos que elaboran plástico. El Dr. Juan Ignacio Quelas, investigador a cargo, trabaja sobre ello desde el 2002 y explica que lo que frena la producción masiva son los altos costos y la falta de políticas sustentables6.

¿Qué es el bioplástico?

Son plásticos cuyo material se biodegrada en el ambiente, es decir, que en su descomposición intervienen microorganismos que producen moléculas más simples y el ambiente, el agua, la tierra y el aire pueden asimilarlos más fácilmente, cosa que no ocurre con los plásticos derivados del petróleo7. Puede tratarse de una descomposición aeróbica o anaeróbica. En cuanto a la primera, los elementos del producto se transforman en dióxido de carbono y agua. En el caso de la segunda, los elementos resultantes son metano y dióxido de carbono8.

El interés por el bioplástico en Argentina está presente, aunque la falta de fondos y de un público que exija a las empresas un mayor compromiso con el cuidado del medio ambiente hace que las investigaciones queden relegadas a lo menos urgente.


  1. En 2020, couverts et gobelets en plastiques seront interdits en France en Food&Sens.
  2. La ‘industria verde’ permitirá sustituir los plásticos derivados del petróleo por alternativas más sostenibles en BioCat.cat

  3. Argentina: crean un plástico a base de maíz y mandioca de Veronica Smink para BBC Mundo, Argentina

Ver también: Nanocompuestos Poliméricos. Laboratorio de Polímeros y Materiales Compuestos, Universidad de Buenos Aires.

  1. Biopolímeros, en base a desechos de la industria lechera desarrollan en Rosario envoltorios comestibles y ecológicos para alimentos en Biodiesel
  • El INTA desarrolla un bioplástico a base de almidón de mandioca en Notas.org

  • Bioplásticos, el secreto mejor guardado de las bacterias. Facultad de Ciencias Exactas. Universidad Nacional de La Plata.

  • Los bioplásticos en Biotecnología en ArgenBio.org

  • Degradación de los Materiales Plásticos en Boletín Técnico Informativo N° 21 de Plastivida Argentina. CIT – Centro de Información Técnica y Gerencia Técnica.

  • Publicado en Revista Magna.

    Acerca de las generalizaciones y su mala prensa | Revista Magna

    El sólo hecho de hacer uso de ellas cuando tocamos determinados tópicos nos convierte en monstruos que odian a la humanidad o en personas increíblemente estúpidas, ciegas ante la complejidad de la realidad. Sin embargo, es necesaria una operación de abstracción para que la comunicación sea eficaz.

    Por Ana Virginia Lona

    en-una-conversacion-en-la-sala-o-en-la-cocina-mate-de-por-medio-la-generalizacion-es-necesaria-para-que-la-comunicacion-sea-lo-mas-eficaz-posible-imagen-listocomics
    En una conversación, en la sala o en la cocina, mate de por medio, la generalización es necesaria para que la comunicación sea lo más eficaz posible. | Imagen: listocomics.com

    La Real Academia Española define “generalizar” como una manera de hacer “algo público o común”, una forma de tratar algo de manera “general” o tomar lo “común y esencial” de varias cosas para construir un concepto que las contenga1. Etimológicamente, generalizar significa convertir en general algo2.

    Las varias acepciones, que dan cuenta del uso de la palabra, en el diccionario de lógica plantean la operación de llegar a una idea que contemple uno o varios puntos en común de alguna otra idea u objeto3. De ninguna manera una generalización implica una creación de un estereotipo: aunque en muchos casos lo sustente, no tiene por qué ser el resultado sine qua non.

    El temor a generalizar suele tornar cualquier conversación en un laberinto sin fin: “Los hombres son infieles”, “las mujeres son inútiles”, “los jóvenes están perdidos”, todas frases seguidas de un “ah, pero no todos”, por miedo a que nos digan “no hay que generalizar”.

    Ahora, cabe preguntarse, ¿realmente nos creemos capaces de conocer todos y cada uno de los seres humanos que habitan, lo han hecho y lo harán, en cada rincón del mundo y en cada época? ¿Hace falta responder a esa pregunta? Bueno, parece que sí: no, no podemos conocer todo, por lo que debemos abstraer de lo que captamos de nuestros sentidos limitados y de nuestras capacidades cognitivas moldeadas por la cultura, aquello que es común (lo cual no quiere decir que se repita en cada uno de sus formas y en cada momento). Es decir, necesitamos generalizar.

    De ninguna manera estamos frente a un estereotipo, en el sentido de la cristalización de una idea u objeto. Un estereotipo es una “imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable”, dice la RAE4. Una generalización no es necesariamente “inmutable”, a menos que convenga que así sea, y eso ya responde a una conveniencia de otra índole que no sea lingüística y cognitiva.

    Las generalizaciones no tienen el mismo uso en todos los contextos, pero éste se presenta con matices, en especial si vamos a comparar estos usos en una exposición de los resultados de una investigación en Ciencias Sociales con una charla de café. En el primero de los casos, si se hace un uso bien formulado de lo que se generaliza, es aceptable y hasta necesario. Caso contrario, si asistiéramos a una conferencia donde no se recurra a una generalización, deberíamos contemplar el tiempo que llevaría explicar todos los aspectos que escapan de ella. No nos alcanzarían las horas para esta tarea. Mucho menos la vida, si vamos a explicar, a cada momento, que “no todos los hombres son malos”. Es necesaria una operación de abstracción para que la comunicación sea eficaz.

    Por otro lado, en ciertas disciplinas, especialmente las pertenecientes a las Ciencias Sociales, las generalizaciones tienen una función específica y de ninguna manera deben ser tomadas, ni por los propios investigadores, ni por el público en general, como cristalizaciones totalizadoras de la realidad. El investigador que incurriere en ese error, evidentemente se chocará con la realidad y tendrá que repensar su lugar en el mundo. Ciertamente que las generalizaciones en las teorías sociales deben ser formuladas con responsabilidad. Aun así, el público, avezado o no, no puede tomar una expresión como “los franceses” como totalizador, en una clase o en una conferencia, y pretender interrumpir al orador con un “no generalice, señor”. Imagínense la situación en cada una de las circunstancias.

    La generalización ha sufrido de muy mala prensa. El sólo hecho de hacer uso de ella cuando tocamos determinados tópicos, unos más que otros, nos convierte en monstruos que odian a la humanidad o en personas increíblemente estúpidas, ciegas ante la complejidad de la realidad. Es un sentimiento muy noble el querer respetar las diferencias y el no querer caer en las tan políticamente incorrectas totalizaciones, pero realmente deberíamos dejar de comunicarnos como lo venimos haciendo porque no hay nada más generalizador que el lenguaje.

    Podríamos imaginar lo más cercano a la transmisión de ideas complejas como una transferencia de prácticamente todos nuestros pensamientos impregnados de los cinco sentidos hacia la mente del otro. Aun así, esto sería también una generalización. Si pensamos en un árbol, y hasta si hablamos del árbol que está en el patio de nuestra casa o en la vereda del frente, todo lo que digamos sobre él es una generalización.

    En una conversación, en la sala o en la cocina, mate de por medio, la generalización es necesaria para que la comunicación sea lo más eficaz posible. Evitarla cuando hablamos con una amiga para que ésta no insista con el “todos los hombres son iguales” no tiene mucho sentido.

    Ni siquiera si nos propusiéramos abarcar a todos los hombres en una frase como esa podríamos hacerlo. Sólo podemos captar determinados aspectos de la realidad y ésta percepción está siempre mediada por la cultura, incluso cuando hablamos de nosotros mismos. Lo que conocemos como “yo”, no es más que una abstracción de lo que un “yo” significa para nosotros y para el mundo.

    Para hablar de un “yo”, necesitamos a un “otro”. Uno y otro son abstracciones. Si realmente nos abocáramos a la tarea de no generalizar absolutamente nada, entonces habría que evitar usar el pronombre personal “yo” porque éste es una generalización de toda la complejidad que somos, de todos nuestros cambios constantes a lo largo de nuestra vida frente a cada una de las diversas situaciones, aunque se repitieran diariamente. Evitemos decir “árbol”, “auto”, o cualquier otra palabra porque, al fin y al cabo, todas son generalizaciones.


    1. Definición de “generalizar”. Real Academia Española, versión web.

    2. Etimología de “generalizar”. Etimologías de Chile.

    3. Diccionario de la lógica de Eli de Gortari.

    4. Definición de “estereotipo”. Real Academia Española, versión web.

    Publicado en Revista Magna.

    Un vistazo a ese otro YouTuber: el adulto | Revista Magna

    Sobreidentificamos ciertas actividades y usos de las redes sociales con los adolescentes, un poco por falta de curiosidad y un poco por prejuicio. Sin embargo, los adultos también son capaces de mostrar sus ideas, su arte o aquello que quieran expresar mediante interesantes canales de YouTube.

    Por Ana Virginia Lona

    aldo-bartra-es-uno-de-los-peruanos-mas-vistos-en-youtube-gracias-a-su-canal-el-robot-de-platon-dedicado-a-la-ciencia-la-educacion-y-la-cultura-general
    Aldo Bartra es uno de los peruanos más vistos en YouTube, gracias a su canal “El Robot de Platón”, dedicado a la ciencia, la educación y la cultura general.

    Estamos acostumbrados a escuchar hablar de los famosos YouTubers o vlogueros que cosechan millones de seguidores. Su popularidad crece cuanto más hablamos sobre ellos, como es el caso de El Rubius, Hola Soy German o Dross, por nombrar algunos. Sin embargo…

    …la exclusividad no la tienen los adolescentes

    Dross es mayor que los ya mencionados, y creo que ahí está el punto que lo diferencia de ellos: su público es variado en edad, aunque suele identificarse el objetivo de su contenido con los adolescentes. Publica dos tipos de videos: unos sobre juegos y otros sobre historias curiosas, misteriosas o de terror. Estos últimos son los que atraen al público más variado.

    Para afirmar lo antes dicho, voy a contar algo personal: uno de mis hermanos conoció los videos de Dross a través de videos sobre juegos y yo a través de sus historias. Pero la idea no era hablar de los YouTubers que tienen mucha prensa sino de otros que producen y publican videos con temáticas variadas y no apuntan exclusivamente a buscar público adolescente.

    Evidentemente, si uno se enfoca en determinadas transmisiones de YouTube, siempre se encontrará con ciertos grupos que interactúan casi exclusivamente entre sí y tratan grosso modo los mismos temas. Basta con hacer un par de clicks para encontrarse con que YouTube es una herramienta utilizada por muchísimas personas adultas que han sabido encontrar una vía de expresión y de intercambio de ideas al igual que los adolescentes.

    Este tipo de vlogueros explora temas muy variados. Los que son tabú, en algunos casos, o son abordados desde otra perspectiva, en otros. Algunos de ellos muestran su vida cotidiana en algún país extranjero. Están también los que utilizan el canal para transmitir un saber o una habilidad de alguna disciplina o campo de conocimiento.

    En este artículo se presentarán sólo algunos, aquellos de los que no vamos a ver a menudo en la TV ni en los diarios más importantes del país. La idea es acercarnos un poco a los que quedan ocultos entre tanto tráfico de voces e imágenes.

    Los hay que tratan tópicos polémicos, otros que muestran su vida cotidiana junto a su familia, algunos comentan sus lecturas y opiniones, así como aquellos que utilizan la red social de videos para compartir conocimiento sobre alguna disciplina o afición. La mayoría utiliza este medio para ganar algo de dinero, por supuesto.

    La tarea de filmar, editar y publicar videos, junto con las demás actividades en otras redes sociales, es un trabajo que requiere horas de dedicación y también de conocimiento en el uso de ciertas herramientas que faciliten la tarea. En muchos casos suelen tener una actividad laboral aparte de la del videoblog.

    Videoblogs sobre salud, belleza y familia

    Si bien la salud no es un espacio exclusivo de las mujeres, en esta corta lista lo copan:

    Ana Moreno, española, es una coach nutricional con más de 20 años en el tema. Internet se ha convertido en un espacio para que pueda darse a conocer pero también para acercar las ideas y temas que la motivan. En su canal, Ana publica conferencias y entrevistas que combina con una interacción constante con sus seguidores: responde consultas, dudas y hasta críticas.

    Bellisssimaa2 TV es el canal de una dominicana, Nelsy Michael, que vive con su marido y sus hijos en la ciudad alemana de Stuttgart. Sus videos presentan su cotidianeidad como mamá, los hábitos y costumbres de una familia intercultural, compuesta por una dominicana y un alemán. Sostiene su canal con la publicidad de algún producto, lo que le permite su permanencia en la red con publicaciones diarias.

    Otra vloguera, la mexicana Ruth, comparte en su canal Ruti Beauty&Vlogs las experiencias vividas con su marido y su hijito en Japón, donde reside desde hace ocho años. El propósito de su canal es el de ser un puente entre dos culturas, la de su país natal y la de su familia. También lo utiliza para vender y publicitar productos.

    Gina Morano es una esteticista colombiana que vive en Estados Unidos. En su canal ofrece tutoriales sobre belleza e información sobre productos y recetas caseras con ingredientes sin productos químicos. Gina ha capitalizado su conocimiento, adquirido en el seno familiar primero y profundizado con estudios luego, sobre alternativas naturales para la belleza y el cuidado de la salud. Además de la monetización de sus videos, Gina tiene un emprendimiento propio: la venta de su propia línea de productos naturales llamada Pink Tomato Belleza Natural. Esta forma de comunicarse con su público-consumidor le permite tener una comunicación fluida con él y adaptar los productos a la demanda, al mismo tiempo que promueve un estilo de vida adoptado de pequeña.

    Elena Malova es una instructora de yoga rusa que vive en Chile desde el 2009. En su canal publica videos en español con instrucciones para hacer yoga en casa. Ha publicado libros sobre el yoga y deportes.

    Videoblogs que comparten saberes

    Sean estos legitimados o no, análisis, lecturas y reflexiones sobre temas diversos y con diferentes puntos de vista:

    Pero eso es otra Historia es el espacio que busca enseñar historia con una pizca de humor. La idea es de un guionista español, Guionista Enfurecido.

    El peruano Aldo Bartra, comunicador social residente en Nueva Zelanda, es el creador del canal El Robot de Platón. Este sí ha sido mencionado en algunos medios de su país, por ser el canal de educación y ciencia más visitado de YouTube.

    José Allende, desde México, publica videos sobre actuación y dirección cinematográfica con colegas de todo el mundo. El actor propone que este espacio sea una vía de expresión pero que también sirva para experimentar técnicas relacionadas con el arte dramático.

    Iván Martínez, un Licenciado en Informática español, comparte en el canal Vm Gran Misterio sus lecturas sobre tópicos que quedan fuera del conocimiento legitimado por la perspectiva, es decir, la disciplina desde la que se los aborda. Iván intenta siempre dar un punto de vista basado en lecturas de textos, con el cual pretende entretener e invitar a la reflexión.

    José Manuel Goig es otro vloguero bastante activo. En su canal, el español comparte información y análisis con el resto de los usuarios sobre temas económicos, sociales y culturales. Su punto de vista es bastante polémico, teniendo en cuenta que no es la perspectiva que usualmente vemos entre los comunicadores legitimados. Sin embargo, me parece interesante escuchar todas las voces que surgen de la experiencia de esta realidad compleja que nos toca vivir .

    Este fue un recorrido muy pero muy breve entre la gran cantidad de canales que podemos encontrar en YouTube y la lista podría aumentar un poco si sumamos los de otras plataformas menos utilizadas entre los usuarios hispanohablantes.

    La variedad de expresiones y de experiencias

    Lo importante no es si tal o cual actividad, dentro o fuera de internet, debe ser exclusiva para adultos o para adolescentes, lo que importa es que podamos aprovechar todos las herramientas para expresarnos, sea artísticamente, sea mediante nuestra reflexión y análisis, sea compartiendo nuestro conocimiento.

    La tarea no es fácil, no siempre se puede acceder a esas herramientas y tampoco ayuda demasiado la saturación de publicaciones poco serias y superficiales. Sin embargo, aún esa forma poco valorada de participar y de aportar a las ideas con las cuales identificamos la realidad, la conforman.

    Los que solemos navegar bastante en YouTube sabemos que los canales estadounidenses y europeos, especialmente, tienen una mayor participación de los adultos. La poca cantidad de canales latinoamericanos se nota mucho, sobre todo cuando uno busca alguna reflexión que esté relacionada con nuestro continente.

    Aún así, aunque esto sea evidente, sigue sorprendiéndome cuando escucho entre los comunicadores de los medios convencionales que las redes sociales las utilizan sólo los adolescentes. Sería bueno que comencemos nosotros a apostar nuestra presencia allí, no sólo como público sino como productores, en espacios que bien podrían servirnos para expresarnos.

    Publicado en Revista Magna.

    John Lennon en el sueño número 9 | Revista Magna

    Lo creamos o no, la recurrencia del número 9 ha perseguido al cantante de los “Fab Four” toda su vida.

    Por Ana Virginia Lona

    el-artista-cumpliria-76-anos-este-9-de-octubre-imagen-lopezdoriga
    El artista cumpliría 76 años este 9 de octubre. | Imagen: lopezdoriga.com

    John Lennon cumpliría 76 años y acá va otro homenaje más en el cual se lo recuerda. Sin lugar a dudas, es uno de los músicos más influyentes. Suena trillado pero es verdad. En el universo beatlemaníaco, el cumpleaños de cualquier beatle es un día especial. Esta es una de las fechas que para todos los amantes de la música, de The Beatles o de John Lennon como solista, son ineludibles.

    Cada 9 de octubre somos, casi todos, John Lennon

    Este día se celebra el nacimiento de John Lennon, quien nació en Liverpool, Inglaterra, en 1940. Este artista fue para muchos una fuente de inspiración que los impulsó a volcarse al arte o a comprender la sociedad y la vida. Ser una fuente de inspiración no fue algo que Lennon buscara adrede. Sin embargo, el lugar privilegiado que ocupó en vida, aunque también después de su partida, en un mundo donde muchos sienten que no pueden expresarse como quisieran, lo puso en el foco de las expectativas y sueños de mucha gente en todo el mundo.

    Se trata de un tipo de comunicación que se establece más allá de las estrategias publicitarias de toda clase entre los artistas y su público. Es lo que los hace, en parte, inmortales. John Lennon forma parte de aquellos artistas que, muchos años después de su muerte, mantienen la comunicación con su público.

    El destino, o Yoko -eso dicen-, quiso que el segundo hijo de ambos, Sean Ono Lennon, naciera el mismo día que su padre. Algunos aseguran que ella buscó que esto sucediera por una cuestión esotérica relacionada con la simbología del número 9, muy recurrente en la vida de John. Sea como fuere, lo creamos o no, la recurrencia del número 9 ha perseguido al cantante de los “Fab Four” toda su vida.

    Tampoco este tema es novedoso: se ha hablado mucho sobre la importancia del número 9 en su existencia. No es algo que él haya ocultado o haya desestimado, al contrario. En una entrevista al músico realizada por Jann S. Wenner en 1970 para la revista Rolling Stone, John afirmó que el 9 era su número de la suerte, además de ser el día de su cumpleaños1. Varias canciones tienen al 9 en su título como “Revolution 9; One After 909” 2, grabada originalmente el 5 de marzo de 1963 (fecha que casualmente suma 9); o “#9 Dream”, esta última basada en un sueño que tuvo Lennon. Si bien estos casos no son accidentales, sí expresan ese reconocimiento del número como elemento recurrente y significativo en su vida.

    Da la impresión de ser una ventana por la que se asoma ese Lennon que sólo él ha conocido y lo hace para contarnos qué sucede en su interior. Sea que John haya creído o no realmente en la numerología, sí puede decirse que ha intentado expresar, dentro de lo posible, lo que bullía dentro de sí mismo.

    En la misma entrevista para la revista Rolling Stone en 1970, Lennon dijo que muchas de las interpretaciones hechas por otros de las letras de sus canciones como mensajes previamente ideados por él antes de escribirlas, han surgido en realidad de manera espontánea e inconsciente. Esos mensajes filosóficos o que apoyan tal o cual movimiento o idea, eran sólo visibles al escucharlas ya completas. Aquello sólo tomaba cuerpo y sentido cuando tomaba forma en una totalidad, sea que lo expresara en papel o en melodía. De modo tal que se revelaba ante él algo conocido y desconocido al mismo tiempo.

    Yoko Ono, en su sitio web dedicado a los dibujos de John, describe a su compañero de vida como un artista que vivió fuera de la corriente artística del momento. Ono asegura que sus dibujos surgían de él como las canciones, con “inspiración y rapidez”3, en los cuales casi siempre se veía reflejado su humor. Según Yoko, el cantante lograba equilibrar el mundo exterior e interior por medio del arte. Si él estaba de mal humor, dibujaba algo divertido, y lo contrario ocurría cuando estaba de buen humor, nos cuenta la artista japonesa.

    John era un artista intuitivo y sincero consigo mismo, aun con sus contradicciones. Si en algún momento creyó en algunas ideas, lo hizo impulsado por las motivaciones del momento y por el conocimiento de sí mismo y del mundo en cada instante en las que estas surgían. Aunque luego las desterrara y optara por otras ideas y otro prisma para interpretar la vida, no tenía miedo de decir que se había equivocado y que tomaba otro rumbo. Se reconocía falible y contradictorio, como cualquier otro mortal.

    Ninguno de los amigos ni las mujeres que marcaron su vida como Cynthia Powell, Yoko Ono o May Pang; ni tampoco sus hijos, Julian y Sean pueden decir que la relación con John fue fácil, pero en todos ha dejado una huella muy difícil de borrar. Una de dolor y alegrías, todo eso junto, como le sucede a cualquier ser humano. En esto está la clave: aunque John fuera para algunos un gurú espiritual, él era un ser humano que supo comunicarse en un nivel muy íntimo con mucha gente. Tan profunda e intensa es la comunicación que todavía está activa, como si cumpliera 76 años y le dijeramos: “Feliz cumpleaños, John”. Festejalo en grande.


    1. Archivo virtual de Imagen Peace. Entrevista realizada por Jann S. Wenner a John Lennon, Rolling Stones 1970

    2. Nine after 909. The Beatles Bible.

    3. The Artwork of John Lennon. John Lennon, The Artist por Yoko Ono.

    Publicado en Revista Magna.

    Facebook y sus políticas de privacidad, ¿quién las lee? | Revista Magna

    Si estuviéramos al tanto de lo que dicen estos documentos, seguramente cerraríamos inmediatamente nuestro perfil de la red social.

    Por Ana Virginia Lona

    facebook-is-watching-you

    Es un tema recurrente y, tal vez, hasta molesto: “Ufa, che, ¿todavía siguen con esto de que Facebook nos espía? Si yo no tengo nada que ocultar”. Pero cuidado: una cosa es no tener nada que ocultar y otra es mostrarlo todo, al punto tal de donar nuestros datos más sensibles a “no sabemos quién”. No es lo mismo. Ninguno de nosotros, en la vida real, damos nuestra dirección a cualquier persona, ni tampoco nuestro teléfono, ni mucho menos nuestros datos de nacimiento. ¿Por qué, entonces, lo hacemos en Facebook?

    Me acuerdo que hace unos cinco años, aproximadamente, era casi una teoría conspirativa hablar del uso de datos que Facebook hace. Sólo en ciertos lugares la gente hablaba del tema y, en otros, daba por sentado un montón de cuestiones relacionadas a la privacidad y nadie se preguntaba por ella.

    Ahora bien, resulta que con el correr del tiempo se habla de la invasión de Facebook y, por suerte, de otros sitios webs, hasta de toda internet sobre nuestra vida privada, la pública y la realmente privada. Abundan artículos en los que se analiza el modo en que los algoritmos de la plataforma virtual funcionan, aun cuando estamos fuera de línea; cómo esto es utilizado para rastrear nuestro comportamiento en la red; cómo se recolecta información de los sitios visitados, nuestras búsquedas, qué videos miramos y cuántas veces. En fin, todo lo que hacemos en la web.

    El sitio El insurgente tradujo un artículo de Caitlin Dewey sobre cómo Facebook utiliza tu comportamiento en la red social y fuera de ella para publicar publicidad, dentro y fuera de la red social. Los datos que recoge este sitio dan escalofríos.

    Incluso es difícil llegar a ver qué hace un sitio con nuestros datos. Aunque ahora es más accesible, hace unos pocos años no era tan así. Para muestra, un botón: en el 2012, un contacto de Facebook me pasó algunos fragmentos y me dijo cómo encontrarlos. Era laberíntico. Evidentemente el texto de políticas de privacidad ha sido actualizado durante los últimos años, pero lo que ahora hacen de manera “transparente”, antes lo hacían sin decírnoslo del todo. No era fácil enterarse.

    Sumergite en ese laberinto

    Para encontrar las políticas de privacidad hay que tomarse un tiempo y hacer unos cuántos clics. Para muestra, otro botón… o, mejor dicho, varios: para llegar a este punto, en el que Facebook habla del uso de la publicidad, hay que ir a configuración de privacidad, en nuestro perfil. De allí a “ayuda” y, de ahí, de nuevo al apartado sobre la privacidad. Este es el camino hacia la información resumida, en formato de preguntas y respuestas, para sacarse las dudas.

    Cuando elegimos cliquear en datos personales, ahí, en la parte donde reza cómo Facebook utiliza mis datos, debajo hay un enlace que nos lleva a las políticas de privacidad. Y bueno, ahí hay que ponerse a leer. Seamos sinceros, ¿cuántos lo hacemos? En mi caso, debo admitir que sólo leí fragmentos.

    No nos volvamos conspiranofóbicos

    Cuando uno lee fragmentos o realiza una lectura rápida de las políticas de privacidad de cualquier sitio, lo primero que viene a la cabeza es “debería eliminar mi perfil ya mismo de todo internet”.

    Hace unos años comentábamos cómo Facebook recolecta datos, y citábamos las investigaciones de Alejandro L. Perdomo Aguilera, quien daba cuenta de cómo esta red social era un instrumento de ingeniería social.

    En el 2015, en el artículo sobre las noticias en Facebook en Revista Magna hablamos sobre otro estudio realizado por Pew Research sobre el papel de las noticias en las redes sociales: si bien se enfocaron en Estados Unidos, se pueden hacer ciertas proyecciones. Especialmente si autoanalizamos nuestro comportamiento en las redes, veremos que tendemos a primar informarnos en las dos redes sociales más famosas que en los medios de comunicación convencionales.

    Es decir, el tema no es novedoso, para nada. Y que quede claro, por favor: no pecamos de ingenuos, no queremos demonizar a Facebook. Las invasivas políticas de privacidad no son exclusivas de esta famosa red social, lo hace casi todo internet, por no decir todo internet.

    En pocos años se ha naturalizado la invasión a la privacidad y, cuando hay cambios en las políticas de algún sitio web, mucho no pataleamos. Sé que, por un lado, no podemos hacer gran cosa -espero equivocarme, admito que me falta información sobre el cómo- y, por otro, estamos tan estimulados con información que pensar en sentarse a leer por una hora o dos las políticas de privacidad de un sitio web, resulta demasiado. No estoy haciendo apología de la vagancia intelectual, sólo estoy dando cuenta de las circunstancias para que reflexionemos sobre esto.

    Créanme, he intentado utilizar otras redes sociales, pero si nadie te acompaña en el trayecto, de social tiene poco. Animémonos a explorar alternativas, quizás nos llevemos una sorpresa.


    Los 98 datos que Facebook sabe sobre usted de El Insurgente.

    98 personal data points that Facebook uses to target ads to you de Caitlin Dewey para The Washington Post.

    Las otras facetas de Facebook que deberías conocer en Revista Magna.

    Leer noticias en Facebook nunca fue una actividad inocente en Revista Magna.

    Publicado en Revista Magna.

    Moisés y el éxodo que nunca existió | Revista Magna

    El profesor y arqueólogo Israel Finkelstein asegura que la versión bíblica del éxodo de los hebreos a Tierra Santa no existió ya que no hay pruebas arqueológicas que lo demuestren, además de otros anacronismos que figuran en el relato bíblico de la peregrinación de Egipto hacia Canaán.

    israel-finkelstein-es-director-del-instituto-de-arqueologia-de-la-universidad-de-tel-aviv-y-co-responsable-de-las-excavaciones-en-megido-israel

    Por Ana Virginia Lona

    Israel Finkelstein, un reconocido arqueólogo israelí, afirma que el éxodo de esclavos hebreos que partieron desde Egipto hacia Canaán jamás ocurrió. En el libro The Bible Unearthed: Archaeology’s New Vision of Ancient Isreal and the Origin of Sacred Texts publicado en el 2001, fruto de investigaciones de los textos bíblicos contrastados con los estudios arqueológicos, Finkelstein y su colega Neil Asher Silberman plantean, a partir de un estudio crítico de la Biblia, que hay muchos anacronismos en el Pentateuco, los textos que narran todo lo relacionado con Moisés.

    Para mencionar sólo algunos de esos datos anacrónicos o que están presentes en narraciones de civilizaciones mucho más antiguas que la que relata el Pentateuco, tenemos la narración del nacimiento e infancia de Moisés, cuyos orígenes se encuentran en leyendas orales muy anteriores a él.

    La que más similitudes tiene con ésta es la que se le arroga a Sargón, el rey acadio quien, más de 2000 años antes de Cristo, creó el primer imperio de la historia. Al igual que Moisés, a Sargón se le atribuye la experiencia de haber sido puesto dentro de un cesto, en un río, del cual fue recogido por Akki, el jardinero del rey de Kish. Aunque difiere de la historia de Moisés en el hecho de que Sargón conocería a una madre sacerdotisa, si bien la identidad de su padre queda oculta. Hay que tener en cuenta que estos orígenes bien pudieron ser creaciones literarias para enaltecer la figura del rey, al mismo tiempo que se le atribuye un lazo con lo divino. En términos generales, el nacimiento de padres desconocidos es una característica de las figuras míticas modernas y antiguas.

    Por otro lado, Finkelstein y Asher Silberman afirman que los hebreos jamás salieron de Egipto, simplemente porque nunca vivieron allí durante el tiempo que narra el Pentateuco. En cuanto a este dato, Finkelstein explica, en una entrevista con La Nación, que no hay registros de la presencia de hebreos en Egipto ni tampoco de que haya habido esclavos en la época en que los textos sagrados dan cuenta de ello.

    Durante el éxodo, el Pentateuco señala que había camellos domesticados, sin embargo, las investigaciones arqueológicas no los encontraron sino 1.000 años antes de Cristo. Lo mismo puede decirse de algunas ciudades que los peregrinos habrían visitado, como Kadesh o el reino de Moab, que no existían en ese periodo.

    El estudio crítico de los relatos bíblicos no necesariamente significaría la destrucción total de ciertas tradiciones religiosas ni tampoco la cosmovisión religiosa, aunque sí plantean una revisión de la cosmogonía divina. Aunque se acepte el Pentateuco como relato ficcional, la discusión en torno de los orígenes de poblaciones antiguas es necesario para comprender el pasado y nuestro presente.

    Notas

    Antiguo Testamento en Biblia en línea.

    The Bible Unearthed: Archaeology’s New Vision of Ancient Israel and the Origin of its Sacred Texts de Israel Finkelstein y Neil Asher Silberman.

    Historia del Cercano Oriente de Carlos G. Wagner

    Según Israel Finkelstein, destacado arqueólogo israelí, el éxodo de Egipto nunca sucedió de Gabriel Hojman

    Reseña: The Bible Unearthed: Archaeology’s New Vision of Ancient Israel and the Origin of its Sacred Texts

    Entrevista a Israel Finkelstein de Luisa Corradini para el diario La Nación, 2006.

    El origen de Sargón de Akkad en Antigua. Historia y Arqueología de las civilizaciones en Cervantes Virtual.

    Publicado en Revista Magna.

    Fairphone: el celular libre y justo | Revista Magna

    Diseñado por un grupo de programadores de los Países Bajos, fue pensado para que Google no sea el único proveedor de las aplicaciones. Además, asume la responsabilidad del impacto en el medio ambiente y el derecho de las personas que producen los materiales para su elaboración.

    Por Ana Virginia Lona

    fairphone-revista-magna

    Estamos interconectados virtualmente a más no poder. Tenemos a nuestros amigos, colegas y parientes en casi todas las plataformas virtuales más conocidas: Facebook, WhatsApp, Twitter o YouTube, y la lista sigue. Eso sí, si esa comunicación se da desde nuestro celular, todo, absolutamente todo pasa o por Google o por Microsoft. Al menos para la mayoría de los usuarios, quienes nos quedamos sin demasiadas opciones. Lo que no sabemos es que casi todo nuestro comportamiento virtual y nuestros datos personales pasan por los mismos filtros: Google o Microsoft.

    Existen alternativas para la mayoría -sino todas- de las aplicaciones que usamos diariamente: para una ofimática, tenemos a LibreOffice u OpenOffice, por nombrar dos nomás. La mayoría ha oído hablar del sistema operativo Linux, que compite con Microsoft. Opciones hay muchas, basta con curiosear un poco por internet. La mayoría se encuentran rápidamente por la gran cantidad de vías de comunicación que tienen los programadores de todo el mundo para compartir y producir software libre, así como por el interés que despierta entre los usuarios.

    Desde el 2013 existe una alternativa para los celulares: el Fairphone, un teléfono móvil de diseño modular, con la opción de utilizar un sistema operativo de código abierto, que nos permite elegir entre si queremos utilizar las aplicaciones de Google u otras de código libre. Este no sólo respeta el derecho a la privacidad, sino que también busca insertarse en un mercado más justo con el medio ambiente y con los trabajadores.

    ¿Qué es el software libre?

    El software libre es aquel programa informático cuyo código fuente −es decir, el lenguaje en el que está escrito para que funcione como lo hace− es accesible a todos los usuarios, incluso puede ser distribuido y modificado por cualquiera que sepa de programación informática. De esta manera, cualquier persona, en cualquier parte del mundo, puede saber, al leer el código fuente, cómo funciona el programa.

    El adjetivo libre no significa que sea gratuito, sino que está disponible para un uso responsable y solidario de las aplicaciones con esta característica.

    El software privativo, por el contrario, es aquel que, siendo o no gratuito, no pone a disposición el código fuente y, por ende, su funcionamiento se desconoce. Si bien algún experto en la materia puede inferir su actividad, nadie puede asegurar qué operaciones realiza la aplicación en nuestros dispositivos.

    Desde Holanda al mundo

    Volvamos al tema que nos convoca: el celular de software libre que no utiliza aplicaciones de Google para funcionar normalmente y que asume la responsabilidad del impacto en el medio ambiente y el derecho de las personas que producen los materiales para su elaboración.

    Este celular libre, llamado Fairphone, fue diseñado por un grupo de programadores de los Países Bajos, que trabaja con la colaboración de diseñadores y administradores de contenido de diversos países. La semilla de la idea fue dada a conocer en el 2010 a través de una campaña del instituto Waag Society. Tres años más tarde el grupo de emprendedores vio nacer su empresa.

    Así comenzó la historia del Fairphone, elaborado con la conciencia de las consecuencias de una producción responsable con el medio ambiente y las personas que están involucradas en cada eslabón del proceso de producción.

    El celular que respeta al otro

    La materia prima utilizada para la elaboración del producto no se libra al mejor postor, sino que evita utilizar elementos que afecten negativamente al medio ambiente y que impliquen la explotación humana. Para probar que esto ocurre así, ofrece información que permite seguir el proceso de elaboración del producto, desde el origen de la materia prima y su ensamble hasta la venta. En esta última cadena de producción, la empresa aboga por respetar y mejorar las condiciones de los trabajadores.

    La vida sin Google, al menos en mi celular

    Pero la ética empresarial que promete Fairphone también tiene en cuenta el derecho a la privacidad y la libre elección de los consumidores, hasta donde sea posible, claro. Por ello, los diseñadores y programadores han pensado una manera de utilizar el celular sin que Google sea el único proveedor de las aplicaciones.

    Claro está que, si deseamos utilizar algunas de ellas, podremos hacerlo, pero precisamente allí está la cuestión: es una opción y no una imposición.

    Por otro lado, el diseño modular permite al usuario una mayor facilidad para reparar o cambiar sus partes sin que termine la vida útil del aparato por un simple problema técnico.

    Lamentablemente, el precio de este teléfono lo hace bastante inaccesible: adquirirlo cuesta más de 500 euros. Quizás algunos ya lo han podido adquirir en Argentina y pueden contarnos sus experiencias, otros tendremos que esperar un poco.


    Fairphone: un téléphone pour libriste? de Grise Bouille

    ¿Qué es el software libre? de GNU.org

    www.fairphone.com/fr/

    Publicado en Revista Magna.